Los cinco objetos del hogar que debemos limpiar a menudo (y no lo hacemos)

La OCU ha elaborado una lista para mejorar la higiene de los hogares y evitar así la propagación de virus

cepillos de dientes
cepillos de dientes FOTO: UNSPLASH

La limpieza es algo fundamental en nuestra sociedad. Desde la democratización del baño y la higiene en muchos países este concepto paso a ser un eje central en todos los ámbitos de la vida.

Hay verdaderos obsesionados por tener todo aquello que les rodea en perfectas condiciones de limpieza. Todo el mundo tiene un amigo que decide limpiar lo que otros tocan desde marcos de puertas a las gotas de agua en una encimera, algo que algunas personas no llegan a comprender.

Aun así, existe el consenso generalizado de que la limpieza de la esfera pública y privada debe mantener uno mínimos. Gracias a esto se han conseguido erradicar varias enfermedades estrictamente relacionadas con la falta de higiene y que han provocado una mejora de la calidad de vida muy considerable.

La limpieza del hogar y todo lo que hay en él suele ser motivo de tensiones dentro de una convivencia. Posiblemente, los momentos más tensos suelen llegar en esos momentos aunque luego pase rápidamente.

Existen múltiples objetos que deben mantenerse limpios adecuadamente. En los últimos años, además, ha aparecido un nuevo tipo de higiene llamada ecológica que ha ganado muchos adeptos y trata de utilizar medios más sostenibles y que sean respetuosos con el medio ambiente.

Un buen ejemplo de este tipo puede ser la famosa combinación de bicarbonato, agua y vinagre. Este triplete se han convertido en todo un clásico para muchos hogares que sirve para limpiar muchos de los objetos del hogar.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) destaca este tipo de limpieza y ha elaborado una lista con los cinco objetos que solemos olvidar y que se deben tener en cuenta donde además ofrece algunos trucos para hacerlo.

Los cinco olvidados

  • Cepillo de dientes: este importante utensilio suele no contar con toda la limpieza que necesita debido a que nos lo llevamos a la boca. La OCU recuerda que el cabezal debe cambiarse cada tres meses aunque durante todo el tiempo podemos “limpiar las cerdas metiéndolo durante una noche en una solución de agua y bicarbonato sódico”. Este producto ayuda a regular la acidez y, además, evitar la proliferación de microorganismos.
  • Colchón: un buen mantenimiento y estado de este objeto resulta clave para el descanso. Para ello, la OCU recomienda recomienda pasar el aspirador por la superficie y mover el colchón para evitar lesiones inoportunas de espalda.
  • Alfombras: utilizadas en muchas ocasiones para decorar, este objeto necesita un gran lavado debido a la acumulación de suciedad que supone. Aunque existen productos específicos, la OCU destaca el vinagre y detergente para la vajilla como dos buenos aliados contra los microorganismos. Incluso, la OCU destaca que si se puede se lleven a hacer una limpeiza profesional en profundidad.
  • Cortinas: este objeto cuenta con una gran utilidad en muchas casas aunque su lavado en ocasiones puede ser engorroso. La OCU destaca que suele bastar con lavarlas en agua fría en la lavadora, con una dosis pequeña de tu detergente habitual y con un programa delicado. Así y tras colgarlas inmediatamente después de lavar conseguiremos eliminar la humedad y microorganismos.
  • Grifos y ducha: casualmente el objeto que más utilizamos para limpiarnos a nosotros mismos en ocasiones suele estar olvidado. En él se pueden acumular residuos como la cal que comprometan su funcionamiento y supongan un gasto excesivo. Así, y según la organización debemos desenroscar de vez en cuando el aireado y sumergirlo en vinagre para evitar su deterioro.