¿Cuáles son las ciudades más caras del mundo para aparcar?

En algunos municipios las zonas de residentes pueden costar hasta 1.300 euros al año

Pago por estacionar
Pago por estacionar

Aparcar un vehículo en la calle sin pagar cada vez es más complicado para aquellos que se desplazan en coche de un lugar a otro. Los centros de las ciudades, además, se han convertido en autenticas fortificaciones contra los vehículos a motor que obligan el pago por estacionamiento para aquellos que desean ir hasta el lugar en su coche privado.

Así las cosas, la mayor parte de las ciudades más importantes de todo el mundo han convertido sus calles en zonas de pago o para residentes donde estos obtienen el privilegio de aparcar a un coste mucho menor. Los conductores que no cuentan con esta tarificación deben hacer frente a pagar por horas o acudir a un parking privado donde también contaran con un coste horario aunque en ocasiones pueda ser por un día completo.

En el caso del pago por horas en una zona azul o de residentes también existe la limitación horaria para evitar que los coches aparquen durante mucho tiempo en un mismo lugar imposibilitando que otros puedan acceder al lugar. Así, los conductores que quieran aparcar en estas zonas deben tener cuidado tanto con el tiempo como con el dinero por aparcar para no recibir una multa que pueda suponer un coste mayor que haber acudido a un parking de la zona.

Llegados a este punto, cabe destacar que todas las ciudades importantes y que cuentan con una gran cantidad de habitantes han optado por estas zonas de estacionamiento regulado y de residentes. Así, se pretende que la movilidad de los municipios sea más sencilla con transporte público y que los viajeros no accedan con su vehículo privado, un hecho que lastraría todo el movimiento urbano en ciudades como Madrid o París.

En este sentido también cabe destacar la implementación de zonas de bajas emisiones en ciudades españolas como Barcelona o Madrid que buscan disminuir la contaminación de las urbes y mejorar el tráfico expulsando a los vehículos con mayor antigüedad. La Dirección General de Tráfico (DGT), además, pretende que esto sea algo normal en el resto de ciudades de España para mejorar los dos aspectos anteriores y así actualizar la flota de vehículos existente en nuestro país aunque esto pueda resultar imposible para muchos conductores.

Las ciudades más caras para aparcar

Como hemos mencionado anteriormente aparcar en una ciudad importante es prácticamente imposible sin pagar. Las zonas gratuitas se encuentras con suerte a una distancia considerable del centro y otros lugares de interés lo que lastra en gran medida la posibilidad de acudir en coche sin tener que desembolsar una cantidad de dinero importante.

La mayoría de ciudades han instaurado los sistemas de pago tanto por horas como para residentes y a continuación repasamos en cuales resulta más caro y más barato estacionar nuestro vehículo. La web especializada en comparar precios Picodi ha elaborado un completo informe en el que se analizan una gran cantidad de urbes en el mundo y de donde se pueden extraer concluisiones muy interesantes.

Para ello han seleccionado los dos tipos de pago, el de residentes y el de horas, y han establecido un ranking donde Madrid resulta atractiva por sus precios si la comparamos con el resto de ciudades en el mundo.

Precio por aparcar en el mundo. Fuente: Picodi.
Precio por aparcar en el mundo. Fuente: Picodi. FOTO: l.r

En los datos anteriores se puede observar la diferencia abismal que supone aparcar nuestro vehículo en distintas ciudades del mundo. En el caso de los residentes, por ejemplo, llama la atención que en Estocolmo el precio sea tan elevado si lo comparamos con otras grandes ciudades como Moscú o Madrid.

La capital de España se encuentra en la parte baja de ambos precios donde el valor anual es de alrededor de unos 24 euros al año mientras que el precio por hora oscila entre los 90 céntimos y un euro con 20 céntimos.

Sorprende ver como ciudades del calibre de Roma con mucha densidad poblacional y turismo cuentan con un sistema gratuito de aparcamiento para residentes. En este sentido Nueva York tampoco dispone de estacionamiento vecinal debido a su falta de regulación.

En cuanto al precio por hora para aparcar en estas ciudades Londres gana la comparativa por goleada con unos precios que pueden llegar a rozar los diez euros la hora. París persigue de cerca a la capital británica con unos precios que oscilan entre los 4 y 6 euros mientras que en Amsterdam u Oslo el coste puede llegar a ser de 7,50 en su máximo.

Así las cosas, el precio por aparcamiento puede resultar un gran impedimento para movernos en coche por estas ciudades. Además, si somos residentes contamos con grandes descuentos aunque en ciudades como Riga, Amsterdam o Copenhague sin olvidar a Estocolmo esto no parece ocurrir.