¿Cuándo volverá a llover en España?

El día de Reyes fue el ultimo en el que hubo precipitaciones y comenzó un anticiclón que se prolonga ya durante cuatro semanas

Vista de la niebla con la que ha amanecido este viernes Mahón, Menorca. El país continuará el fin de semana, con cielos poco nubosos y heladas generalizadas, sobre todo en el interior de la mitad norte, centro y sudeste peninsular y ascenso de temperaturas diurnas.
Vista de la niebla con la que ha amanecido este viernes Mahón, Menorca. El país continuará el fin de semana, con cielos poco nubosos y heladas generalizadas, sobre todo en el interior de la mitad norte, centro y sudeste peninsular y ascenso de temperaturas diurnas. FOTO: David Arquimbau Sintes EFE

Durante las pasadas Navidades fueron muchas las cabalgatas de toda España las que sufrieron las inclemencias del tiempo, con chaparrones en algunas zonas que hacían impracticable el recorrido de las carrozas. Las lluvias se prolongaron hasta el día de Reyes y tal y como llegaron los regalos se marcharon las nubes. Un anticiclón se estabilizó sobre la Península, dejando cielos despejados y desplomando los termómetros, pero ni rastro de lluvia. Y así parece que continuará durante los próximos días, indica eltiempo.es.

Según la previsión el anticiclón seguirá hasta que acabe el mes de enero y los primeros días de febrero podría continuar, con la consiguiente la ausencia de lluvias. De este modo podrían llegar a cumplirse cuatro semanas de bloqueo anticiclónico sobre la península. Sin embargo, aparece que la tendencia es que el tiempo comience a cambiar a partir del 3 de febrero, según apuntan algunos modelos meteorológicos, podría haber lluvias en la mayor parte del país en la segunda mitad de la semana.

Durante este mes de enero ha sido Canarias la región con una situación meteorológica más activa, al quedar alejada del centro de altas presiones. Las borrascas se han acercado en varias ocasiones al archipiélago, dejando lluvias, tormentas..... y nieve. Además, la circulación de aire en sentido de las agujas del reloj alrededor del anticiclón, ha provocado un largo episodio de fuertes vientos del sureste y calima, de los peores de los últimos años.

¿Es normal que no llueva durante tanto tiempo en invierno?

No es la primera vez que produce un periodo de sequía tan largo durante el invierno. En el año 2005 estuvo casi 80 días sin llover en Extremadura y entre 60-70 días en Andalucía y entre 50-60 días en la Comunidad de Madrid. Tanto en enero de 2005 como en enero de 1993, fueron varias las zonas de nuestro país las no tuvieron lluvia en todo el mes. Otros eneros en los que apenas llovió fueron los de 1991, 1992, 1995, 2012 y 2017, el más reciente.

Esta situación de bloqueo anticiclónico en invierno en España es relativamente frecuente. Aunque este episodio está destacando por su persistencia durante varias semanas y está dejando una de las cuestas de enero más secas de los últimos años, en otras ocasiones se han dado bloqueos más largos que éste, aunque todavía no tenemos fecha para su fin.

Imagen del pico de El Teide, en la isla de Tenerife, tras las nevadas de las últimas horas. Los accesos por carretera permanecen cortados a consecuencia de la nieve.
Imagen del pico de El Teide, en la isla de Tenerife, tras las nevadas de las últimas horas. Los accesos por carretera permanecen cortados a consecuencia de la nieve. FOTO: Ramón de la Rocha EFE

¿Lloverá estos días?

Aunque las lluvias serán muy puntuales, en estas zonas sí usarán el paraguas a lo largo de los últimos días de este enero 2022 tan seco.

Estrecho y Golfo de Cádiz. El viento de levante seguirá provocando temporal de mar y viento en el mar de Alborán, aunque irá perdiendo intensidad, las olas pueden ser todavía de unos 2-3 metros de altura con vientos de fuerza 7, por lo que los avisos están activos en todas las provincias del Mediterráneo andaluza. El sábado los avisos pasarán a ser de nivel naranja en la costa gaditana. El temporal se prolongará hasta el domingo, día en el que se debilitará.

Las precipitaciones podrán ser más destacadas y persistentes en el Estrecho, donde podrán darse de forma intermitente hasta el viernes pero en algunos momentos podrán ser de cierta intensidad. Con esta situación, habrá bastantes nubes en todas las provincias de la costa mediterránea andaluza, que se retirarán por completo en la tarde del viernes.

Las Islas Canarias es la región que tendrá más precipitaciones en las próximas horas, e incluso podrá nevar de nuevo en las cumbres. Las precipitaciones serán frecuentes y podrán repetirse hasta el viernes, aunque con menos fuerza en en días anteriores. Irán remitiendo el sábado, aunque todavía serán probables en las islas más occidentales.

A partir del 3 de febrero podría cambiar el tiempo. Podría volver la lluvia en la segunda mitad de la semana.

Situación de los embalses

El año hidrológico comenzó en octubre de 2021 y desde entonces ese han registrado precipitaciones medias de unos 200 mm en los primeros cuatro meses del año. Lo normal en España es que por estas fechas se hayan acumulado unos 300 mm, ha llovido un 33% menos de lo normal.

Además las precipitaciones se han distribuido de forma desigual. Ha llovido más de lo normal en las regiones cantábricas y en Mallorca (en la isla llovió 3 veces más de lo normal en noviembre) en lo que llevamos de año hidrológico. Por el contrario, en zonas del Mediterráneo peninsular, noroeste de Castilla y León y en Canarias hay zonas no llegan ni a la mitad de la media de precipitación.

Este periodo cuatrimestral podría ser de los 10 más secos de los últimos 60 años y de los 5 más secos de este siglo. Sería comparable a la situación a final de enero de 2012 y 2018. Además las tendencias apuntan a un febrero seco

En España los embalses se encuentran actualmente al 45%, un 13% por debajo de la media, con grandes diferencias geográficas, ya que en el País Vasco están por encima del 90% y sin embargo en el sur rondan el 30%. Los embalses de la mayoría de cuencas hidrográficas están por debajo de la media para estas fechas (en rojo).

Hay cuencas cuyos embalses están por debajo del 40% de su capacidad y por debajo de la media incluso sin tener sequía meteorológica. Es un ejemplo de que la ausencia de precipitaciones no es el único factor que determina el estado de los embalses: el elevado consumo por la gran demanda existente en ciertas regiones de nuestro país resulta decisivo.