La sexta ola golpea a las regiones con más límites: País Vasco y Cataluña

La imposición de restricciones no se ha visto acompañada de una reducción significativa de contagios ni de ingresos en UCI

Un camarero sirve una bebida en el interior de una discoteca en Madrid
Un camarero sirve una bebida en el interior de una discoteca en Madrid FOTO: Mariscal EFE

Según los últimos datos de la pandemia, la sexta ola parece que ha tocado techo por fin, o al menos se encuentra en una fase de contención e incluso de ligero descenso. Como ha sucedido a lo largo de esta ola, y ante la falta de una política común a nivel estatal, las comunidades autónomas siguen tomando sus propias medidas ante la nueva situación. Algunas han decidido empezar a relajar las restricciones, aunque otras son más conservadoras y han acudido de nuevo el aval judicial para poder prorrogarlas durante unos días más a la espera de la estabilización definitiva.

Lo llamativo de esta situación es que un abanico de medidas diferentes ha traído consigo una enorme variabilidad de situaciones epidemiológicas, pero no siempre esas mayores limitaciones han supuesto mejores datos epidemiológicos.

El caso más llamativo es el de Cataluña, una de las más afectadas por esta sexta ola, que se ha mantenido desde noviembre en los primeros puestos en lo que a casos comunicados se refiere. En este momento vuelve a situarse a la cabeza del número de infecciones de toda España, tanto en los últimos 14 días (5.287 casos por 100.000 habitantes según el informe de ayer de Sanidad) como a 7 días (2.221), y su ocupación en unidades de críticos sigue siendo la más alta del país (41,3%). Sin embargo, la comunidad es una de las que ha tomado restricciones más duras en esta ola, y volvió a imponer incluso el toque de queda.

En este momento ya no está en vigor, y el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC) ha publicado la resolución que elimina el certificado covid en restauración y gimnasios, los aforos en los diferentes sectores y el límite de reunión, que entran hoy en vigor. Se mantiene el cierre del ocio nocturno.

El lendakari vasco, Iñigo Urkullu, recomendó ayer mantener las actuales restricciones en la región (que expiran hoy) contra la Covid-19 porque la situación está «peor» que hace un mes (3.414 casos por 100.000 habitantes), cuando se adoptaron nuevas limitaciones, con una incidencia de la variante Ómicron que ha disparado los contagios a cifras nunca registradas durante la pandemia y que ha tensionado la presión hospitalaria.

En el lado opuesto está la Comunidad de Madrid, que ha mantenido un «perfil bajo» durante toda la sexta ola y es una de las pocas (como Castilla-León, Castilla-La Mancha y Extremadura) que no han establecido medidas extraordinarias para contener la sexta ola y Ómicron. La región tiene una de las incidencias más bajas de toda España a 14 días (1.798), y a 7 días (758).

Otra de las autonomías que tampoco han instaurado medidas extra, Castilla-La Mancha, está también entre las que tienen menos casos ahora mismo, 2.497 a 14 días (por detrás de Andalucía, Madrid, Canarias y La Rioja).

Canarias sí ha impuesto medidas según evolucionaba la pandemia. El pasaporte covid es ahora obligatorio en las islas que estén en nivel 3 o 4 de alerta (todas menos La Gomera), para entrar a bares, restaurantes y locales de ocio nocturno que tengan un aforo superior a 30 personas, cines, gimnasios, hospitales y residencias.

Andalucía, la región con menos incidencia (1.146), ha pedido a la Justicia mantener el pasaporte covid para hostelería, hospitales y residencias hasta el 15 de de febrero. La misma medida ha pedido la Comunidad Valenciana (con 4.264 de incidencia) al Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad, ya que la autorización para el uso del certificado en hostelería, ocio y eventos deportivos acaba el lunes.

Navarra (que mantiene una transmisión muy elevada, de 4.356 casos por 100.000 habitantes) también quiere ampliar sus medidas, como son el cierre de la hostelería y el ocio nocturno a la 1:00, y el pasaporte covid para restaurantes, locales de ocio, eventos multitudinarios en interiores , gimnasios y alojamientos turísticos, y ha solicitado el refrendo judicial.

Por su parte, Galicia, Asturias, Cantabria y La Rioja han relajado o lo harán breve las medidas de la sexta ola. El presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, ha declarado que espera «acertar» al eliminar restricciones y ha pedido responsabilidad para acelerar el descenso de contagios.