Ómicron sobrevive mucho más tiempo en la piel y superficies que las variantes anteriores

Investigadores de la universidad de Kioto creen que la alta estabilidad de la variante podría ser uno de los factores que han permitido que se propague rápidamente

Una persona se pone gel hidroalcohólico en las manos en un recinto de Sant Jordi, en Barcelona
Una persona se pone gel hidroalcohólico en las manos en un recinto de Sant Jordi, en Barcelona FOTO: DAVID OLLER - EUROPA PRESS DAVID OLLER - EUROPA PRESS

Durante los primeros meses de la pandemia de coronavirus se habló continuamente de las superficies y del importante papel que parecían desempeñar en el contagio de la Covid-19.

Diversos estudios afirmaban que el virus permanecía en ellas durante días, y en todos los países, abundaron las recomendaciones sobre su limpieza. Así, los desinfectantes, el gel hidroalcohólico y los guantes se convirtieron entonces en elementos imprescindibles.

Sin embargo, el progresivo conocimiento sobre la transmisión de la enfermedad fue tumbando esta premisa hasta quedar cómo una vía de contagio prácticamente residual. Ahora, un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Medicina de la Prefectura de Kyoto, desvela que la variante Ómicron ha cambiado las reglas.

De acuerdo con las conclusiones de trabajo, recogido en ´BioRxiv´, la variante Ómicron puede sobrevivir más tiempo que las cepas anteriores en ciertas superficies.

En un experimento de laboratorio los investigadores aplicaron muestras de diferentes variantes del SARS-CoV-2 a piezas de plástico y piel humana recolectada de autopsia.

En plástico, las muestras de la variante Ómicron fueron viables un promedio de 193,5 horas, un poco más de 8 días. En comparación, los otros tiempos de viabilidad en plástico fueron 56 horas para la variante original del SARS-CoV-2, 191,3 horas para Alfa, 156,6 horas para Beta, 59,3 horas para Gamma y 114 horas para Delta.

En el caso de las muestras de piel, Ómicron fue viable un promedio de 21,1 horas. Las otras variantes tenían estos tiempos de viabilidad promedio en la piel: 8,6 horas para la variante original, 19,6 horas para Alfa, 19,1 horas para Delta, 11 horas para Gamma y 16,8 horas para Delta.

“Este estudio mostró que la variante Ómicron también tiene la estabilidad ambiental más alta entre las variantes de preocupación, lo que sugiere que esta alta estabilidad también podría ser uno de los factores que han permitido que la variante Ómicron reemplace a la variante Delta y se propague rápidamente”, señalan los investigadores.

Los autores del trabajo explican que todas las variantes tenían más resistencia al etanol que la variante original del SARS-CoV-2. Dicho esto, todas las muestras de SARS-CoV-2 se inactivaron después de estar expuestas a desinfectantes para manos a base de alcohol durante 15 segundos.

“Por lo tanto, se recomienda enfáticamente que las prácticas actuales de control de infecciones (higiene de manos) utilicen desinfectantes... como recomienda la Organización Mundial de la Salud”, concluyen los investigadores.