Estos son los síntomas que alertan de colesterol elevado

La salud cardiovascular resulta fundamental para el buen funcionamiento del organismo

Un buen estado de salud resulta fundamental para tener una vida sin complicaciones. Aunque siempre pueden existir contratiempos por culpa de enfermedades que provoquen graves problemas cumplir una serie de directrices estudiadas por la ciencia reduce en gran medida esta posibilidad.

Algunas enfermedades, además, se convierten prácticamente en testimoniales cuando las personas cuentan con un buen estado físico. Para ello, según los especialistas, es necesario seguir una serie de líneas generales que nos lleven a conseguir un buen estado de forma y permitan mantener un estilo de vida saludable que reporte beneficios.

Así las cosas, para conseguir un buen estado de salud deberemos seguir una dieta variada y saludable, realizar ejercicio físico de forma constante y descansar adecuadamente. Con estos tres puntos la ciencia ha conseguido demostrar como muchas de las enfermedades más presentes hoy en día no solamente disminuyen también en caso de sufrirlas suelen ser menos dañinas para los pacientes.

Con la llegada de la covid muchos han puesto el foco en su salud. Aunque la pandemia haya conseguido provocar una crisis sanitaria sin igual y sacar a la luz muchas de las deficiencias de la salud poblacional también ha habido casos que han decidido cambiar sus hábitos de vida.

Uno de los problemas de salud más habituales en España y el resto del mundo en los últimos años ha sido el colesterol. Distintos cambios en las vidas de las personas como el avance del sedentario y la mala alimentación han provocado que esta patología avance sin igual y cada vez sean más pacientes los que sufren sus efectos.

Esta sustancia que se encuentra en las membranas celulares, las lipoproteínas, las hormonas esteroideas y los ácidos biliares provoca una acumulación que puede resultar muy peligrosa para el organismo. Además, puede influir en la aparición de enfermedades cardiovasculares y grasa en las arterias provocando graves problemas de salud que pueden incluso llegar a ser mortales.

Llegados a este punto cabe destacar que unos niveles elevados de colesterol, concretamente del conocido como malo, provocan muchas de las patologías actuales. El límite suele establecerse en los 200 mg/dl según las autoridades sanitarias y los médicos que toman medidas en el paciente cuando los datos aumentan sin control.

Además, un exceso de colesterol malo reporta directamente al organismo una mayor probabilidad de sufrir distintas tipologías entre las que se encuentran: lupus, cáncer, presión arterial elevada, la diabetes, acné, hipotiroidismo, enfermedades renales, VIH o cambios irregulares de los ritmos cardiacos.

Cómo avisa el cuerpo

La mejor forma de saber si tenemos colesterol elevado es realizar un análisis de sangre que lo estudie. Aun así, es posible que nuestro cuerpo nos mande avisos para alertarnos de que alguna cosa no funciona bien antes de que los efectos puedan ser peores para el paciente.

Este sistema de alertas en el cuerpo también se da en otras situaciones y se trata de mecanismos genéticos que tratan de solucionar algunos problemas con anticipación. En el caso del colesterol esto ocurre con distintas alertas que repasamos a continuación y que podrían ser útiles para tomar medidas en el estilo de vida.

Más de la mitad de los españoles, según el Estudio de Nutrición y Riesgo Cardiovascular de España (ENRICA), cuenta con unos datos elevados de colesterol. Esto supone un grave problema de salud general de la población que podría sufrir patologías cardiovasculares relacionadas en un futuro.

Ante el inicio de la aparición de colesterol en el cuerpo humano este puede reaccionar de distintas formas para alertar de su presencia. El principal síntoma que expone un aumento se observa en los párpados y tendones que pueden solucionarse con cirugía. Además, el hinchazón de las extremidades, halitosis, indigestión o pesadez estomacal, boca seca de forma común, dolor en el pecho, algunas urticarias, dificultades intestinales, dolores en el pecho o de cabeza y la visión borrosa alertan de la presencia de colesterol en el cuerpo.

Aunque muchos de estos síntomas pueden ser comunes en otras patologías los expertos recomiendan que ante la aparición de estos realicemos un análisis de sangre. Estos estudios a partir de cierta edad deben realizarse de forma anual y pueden llegar a prevenir graves problemas a la larga.