Los efectos secundarios de Enantyum, uno de los medicamentos más vendidos en España

Enantyum es un analgésico antiinflamatorio no esteroideo, similar al ibuprofeno. Está indicado para tratar el dolor de intensidad leve o moderada

Pastillas, medicamentos
Pastillas, medicamentos FOTO: La Razón La Razón

Es uno de los medicamentos más vendidos en España para tratar el dolor. El dexketoprofeno, conocido por su nombre comercial como “Enantyum”, cada vez suma más adeptos y está relevando en muchas ocasiones el uso del ibuprofeno. Pero, ¿cuáles pueden ser sus contraindicaciones?

Enantyum es un analgésico perteneciente al grupo de medicamentos denominados antiinflamatorios no esteroideos (AINE) que está indicado para tratar el dolor de intensidad leve o moderada, tal como el dolor de carácter muscular o de las articulaciones, así como el dolor menstrual y dolor dental.

Los antiinflamatorios no esteroideos (ibuprofeno, naproxeno, aspirina o dexketoprofeno ) son un grupo muy numeroso de fármacos, tanto en su composición como en su modo de actuar, pero todos ellos comparten su acción antiinflamatoria, analgésica (frente al dolor) y antitérmica (disminuyendo la temperatura corporal).

Aunque estos medicamentos son menos dañinos que los antiinflamatorios esteroideos o corticosteroides, también pueden producir efectos secundarios. Su uso inadecuado puede desencadenar desde problemas gástricos a provocar de manera específica complicaciones digestivas, cardiovasculares, renales, hepáticas y hematológicas.

Ninguno de ellos está exento de riesgo, por lo que los perfiles de los pacientes y las diferencias que existen entre AINE, son importantes a la hora de individualizar su uso en función del tipo de patología de base y las características del enfermo.

No obstante, el gran problema que existe con estos medicamentos es que se ha estandarizado su uso lo que ha provocado el abuso de estos fármacos tanto entre los crónicos como en la población general.

Es por ello, que los expertos recomiendan utilizarlos en ciclos cortos y a la dosis más bajas posible, y siempre bajo prescripción médica.

Enantyum se prescribe solo en adultos. El fármaco es más concentrado y potente que el ibuprofeno, por lo que es importante tener claro cuáles son sus usos correctos, así como sus posibles contraindicaciones

La dosis recomendada habitualmente de Enantyum es de 12,5 mg cada 4 a 6 horas. No se debe superar un máximo diario de de 75mg. En casos en los que pueda existir algún factor de riesgo adicional, como edad avanzada o enfermedades renales o hepáticas, no se deben superar los 50mg diarios.

¿Cuándo no se debe tomar Enantyum?

Desde la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) enumeran una serie de situaciones en las que no se debe tomar el medicamento.

- En caso de ser alérgico a dexketoprofeno, principio activo del Enanyum, o a cualquiera de los demás componentes presentes en el medicamento.

- Si es alérgico al ácido acetilsalicílico o a otros medicamentos antiinflamatorios no esteroideos.

- En caso de tener asma, rinitis alérgica aguda (un período corto de inflamación de la mucosa de la nariz), pólipos nasales (formaciones carnosas en el interior de la nariz debido a la alergia); urticaria (erupción en la piel), angioedema (hinchazón de la cara, ojos, labios o lengua; o dificultad para respirar) o sibilancias en el pecho tras haber tomado ácido acetilsalicílico u otros antiinflamatorios no esteroideos.

- También está contraindicado en pacientes con úlcera gastrointestinal, en pacientes con enfermedad de Crohn, trastornos hemorrágicos o trastornos de la coagulación de la sangre o si se están tomando anticoagulantes, insuficiencia cardíaca grave, insuficiencia renal moderada a severa, insuficiencia hepática grave, mujeres embarazadas o mujeres en período de lactancia

Posibles efectos secundarios

Los antiinflamatorios no esteroideos, como el Enantyum, pueden producir diferentes efectos secundarios, aunque no quiere decir que todas las personas los sufran. Los efectos adversos pueden aparecer en cualquier momento, pero cuanto más tiempo lo esté tomando y cuanto más alta sea la dosis, mayor es la probabilidad de que aparezcan.

En este sentido, desde la AEMPS marcan como frecuentes (pueden afectar a 1 de cada 10 personas) Los siguientes efectos adversos: dolor en el cuadrante abdominal superior, náuseas o trastornos digestivos.

Otros efectos secundarios poco frecuentes (pueden afectar a 1 de cada 100 personas) son: sensación de vértigo, mareos, somnolencias, trastornos del sueño, nerviosismo, dolor de cabeza, palpitaciones, sofocos, inflamación de la pared del estómago (gastritis), estreñimiento, sequedad de boca, flatulencia, erupción en la piel, fatiga, dolor, sensación febril y escalofríos, malestar general.

Entre los efectos adversos raros (pueden afectar hasta 1 de cada 1.000 personas) están: úlcera péptica, perforación de úlcera péptica o sangrado (que puede manifestarse con vómitos de sangre o deposiciones negras), desmayo, presión arterial elevada, respiración lenta, retención de líquidos e hinchazón periférica (por ejemplo, hinchazón de tobillos), edema de laringe, pérdida de apetito (anorexia), sensación anormal, erupción pruriginosa, acné, aumento de la sudoración, dolor lumbar, emisión frecuente de orina, alteraciones menstruales, alteraciones prostáticas, pruebas de función hepática anormales (análisis de sangre), daño de las células hepáticas (hepatitis), insuficiencia renal aguda.