Bruselas quiere que el sexo no consentido sea considerado violación en todos los países europeos

No sería necesario el uso de la fuerza o amenazas para su tipificación como delito

Vera Jourova, vicepresidenta de Valores y transparencia del Ejecutivo comunitario
Vera Jourova, vicepresidenta de Valores y transparencia del Ejecutivo comunitario FOTO: YVES HERMAN REUTERS

El Ejecutivo comunitario ha propuesto un marco común en la Unión Europea para combatir la violencia contra las mujeres, lo que supone la primera directiva europea en abordar este tema. Con motivo del día Internacional de la Mujer celebrado hoy, la Comisión Europea pretende que todos los Estados miembros tipifiquen en sus respectivos ordenamientos jurídicos una serie de crímenes como la violación (entendida como acto sexual sin consentimiento de la víctima), ciber acoso, el chantaje con imágenes íntimas, la mutilación femenina o la incitación a la violencia y al odio basado en estereotipos machistas.

“Demasiadas mujeres y niñas han sido víctimas de violación, acoso o abuso, no hay sitio para esto en la Europa moderna. Por desgracia, la situación no está mejorando lo suficientemente rápido y ahora la violencia digital se está disparando”, ha asegurado Vera Jourova, vicepresidenta de Valores y transparencia del Ejecutivo comunitario al presentar esta propuesta

Aunque todos los Estados Europeos criminalizan la violación, en 18 países europeos es necesario demostrar que se produjo el uso de la fuerza o amenazas para que puede considerarse punible. Sin embargo, la Comisión Europea considera que debe bastar el no consentimiento de la víctima y que estos delitos deben estar penados en todos los países europeos con un mínimo de 8 años de cárcel. Para la mutilación femenina, Bruselas propone 5 años; 2 años para el acoso cibernético ( sólo está penado actualmente en cuatro países europeos); 1 año por compartir imágenes de carácter íntimo sin consentimiento (10 países lo contemplan en su ordenamiento jurídico) y 2 años para la incitación al odio a través de internet. Además, este texto considera la violación contra los niños como un agravante, con una pena de prisión mínima de 12 años.

La propuesta presentada pretende abarcar tanto la violencia “basada en el género directamente dirigida contra la mujer por ser mujer o que afecta a las mujeres de manera desproporcionada” como la “violencia doméstica”, que pueden sufrir tanto hombres como mujeres o niños pero que también suele cebarse con las mujeres en un mayor porcentaje.

Según los datos de Bruselas, tanto la violencia contra las mujeres como la violencia doméstica afecta a 1 de cada 3 féminas en la UE. Según los últimos datos de 2014, una de cada 10 mujeres aseguró haber sufrido violencia sexual y una de cada 20 haber sido violada. En 2020, se calcula que una de cada 2 mujeres jóvenes sufrió ciber acoso a través de internet basado en su condición de mujer, lo que incluye amenazas e insultos a través de las redes sociales. La Comisión Europea considera que cuando esto último afecta a personas con visibilidad pública, como políticas o periodistas, puede tener un “efecto silenciador”.

Además, esta propuesta también pide que las autoridades europeas garanticen el respeto a la privacidad de las víctimas en los procedimientos jurídicos y el derecho a compensaciones; centros específicos dedicados a las mujeres violadas y asesoramiento externo en caso de que el acoso haya tenido lugar en el centro de trabajo. Asimismo, este texto también pretende mejorara la coordinación judicial entre los Estados Europeos.

La Comisión Europea considera que el convenio de Estambul del Consejo de Europa es el mejor instrumento para luchar contra la violencia machista, pero hay seis países europeos-Bulgaria, República Checa, Hungría, Lituania, Letonia y Eslovaquia- que no lo han suscrito.