El Ministerio de Sanidad y la Fundación «la Caixa» amplían su alianza

La actual ha permitido atender hasta ahora a más de 500.000 personas al final de la vida y a sus familiares

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, y el presidente de la Fundación "la Caixa", Isidro Fainé,, se disponen a presidir el acto de firma de la adenda de modificación del Convenio entre ambas instituciones para la atención integral a personas con enfermedades avanzadas y para la humanización de la asistencia sanitaria en situaciones de cronicidad y vulnerabilidad social, este jueves en Madrid
La ministra de Sanidad, Carolina Darias, y el presidente de la Fundación "la Caixa", Isidro Fainé,, se disponen a presidir el acto de firma de la adenda de modificación del Convenio entre ambas instituciones para la atención integral a personas con enfermedades avanzadas y para la humanización de la asistencia sanitaria en situaciones de cronicidad y vulnerabilidad social, este jueves en Madrid FOTO: FERNANDO ALVARADO EFE

El Programa para la Atención Integral a Personas con Enfermedades Avanzadas de la Fundación «la Caixa», nacido en 2008, está enmarcado en la Estrategia de Cuidados Paliativos del Sistema Nacional de Salud, y complementa el vigente modelo de atención de calidad a las personas que se encuentran al final de la vida y de humanización de la salud en situaciones de cronicidad avanzada y vulnerabilidad social, ofreciendo apoyo tanto en la esfera emocional, como social y espiritual al paciente y su familia, así como brindando atención al duelo y soporte a los profesionales de cuidados paliativos.

Desde entonces, el Programa ha atendido a 239.451 pacientes y 315.379 familiares a través de 45 Equipos de Atención Psicosocial (EAPS), dos de los cuales son equipos pediátricos especializados en la atención infantil, y se encuentra ya totalmente implementado en 135 centros sanitarios, 140 equipos domiciliarios y 137 residencias. Pero lo realmente importante de estos 14 años de vida del proyecto es que, tal y como ponen de relieve las evaluaciones cualitativas realizadas de la mano del director científico del Programa, Xavier Gómez Batiste, la atención integral que éste ofrece mejora las dimensiones psicológica, social y espiritual del paciente y ésta es calificada por el 92% de las personas atendidas como excelente o muy buena.

Además, ante el contexto de tensión emocional surgido a partir de la pandemia, la Fundación «la Caixa» decidió intensificar el Programa para la Atención Integral a Personas con Enfermedades Avanzadas mediante la puesta en marcha de un servicio de acompañamiento psicológico a profesionales del ámbito sanitario y social, la ampliación de su intervención al poner los EAPS a disposición de otras unidades y servicios sanitarios con pacientes afectados por el coronavirus, y el ofrecimiento a los profesionales de herramientas de autocuidado para la gestión emocional y materiales para distribuir entre las familias que atravesaban un duelo.

En este contexto, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, y el presidente de la Fundación «la Caixa», Isidro Fainé, han anunciado una ampliación de su alianza para desarrollar este Programa gracias a la cual su atención llegará a 14 nuevas provincias y la ciudad autónoma de Melilla.

La intención de esta ampliación es llegar a todas las provincias españolas y las dos ciudades autónomas y al respecto Isidro Fainé, presidente de la Fundación «la Caixa», comentó que «la pandemia nos ha recordado la importancia de sentirnos arropados en tiempos difíciles, especialmente en casos de enfermedad . Por eso, queremos reafirmar nuestra voluntad de acompañar en todas las provincias a las personas que se encuentran en la fase final de la vida, así como a sus familiares, mediante una red de cuidados».

La Fundación «la Caixa», que desde que arrancara el programa ha destinado un presupuesto de 133 millones de euros a esta iniciativa, aportará este año 14,8 millones al Programa para la Atención Integral a Personas con Enfermedades Avanzadas. Además, también ha potenciado el Programa Final de Vida y Soledad para que voluntarios ofrezcan acompañamiento a las personas que se encuentran en situación de enfermedad avanzada.