La enfermería teme un déficit estructural de profesionales

Creen que las plazas formativas previstas no garantiza una buena atención

Personal de Enfermería y Fisioterapia, convocado por Satse, se concentró el pasado día 30 para exigir soluciones que acaben con el deterioro y precariedad de hospitales, centros de salud y centros sanitarios y sociosanitarios
Personal de Enfermería y Fisioterapia, convocado por Satse, se concentró el pasado día 30 para exigir soluciones que acaben con el deterioro y precariedad de hospitales, centros de salud y centros sanitarios y sociosanitarios FOTO: Victor Casado EFE

El Sindicato de Enfermería (Satse) expresó ayer su insatisfacción por la propuesta del Ministerio de Sanidad de incrementar en un 10% la oferta de plazas de Grado de Enfermería. Aunque la central considera que va en la «buena dirección» para conseguir que España cuente con un ratio seguro de enfermeras ve «insuficiente» lo previsto para algunas autonomías.

El presidente de Satse, Manuel Cascos, se ha dirigido a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, para apoyar que su departamento vaya a solicitar a la Conferencia de Política Universitaria un aumento del 10% de la oferta de plazas de Grado de Enfermería.

Una decisión que, como ha recordado, responde a una demanda ya planteada por el sindicato en noviembre de 2020 con el objetivo de que España pueda contar a medio y largo plazo con un mayor número de enfermeras dado el déficit estructural y crónico que se sufre desde hace muchos años, apunta.

Satse recuerda que actualmente se gradúan al año en los centros universitarios del país en torno a 11.000 jóvenes enfermeras, una cifra que no permite garantizar una respuesta satisfactoria a las necesidades de atención sanitaria y cuidados actualmente existentes y que son cada vez mayores por el progresivo envejecimiento de la población española y el aumento de la cronicidad y dependencia, entre otros factores.

Por su parte, el 70% de los 14.000 Técnicos Superiores Sanitarios (TSS) que trabajan en Madrid, tanto en la sanidad pública como la privada, se declaran «sobrepasados por asumir funciones que no les corresponden» y reclaman «un reconocimiento adecuado» y una «formación homologada con el resto de países europeos».

Según los sindicatos, el 77 % de los profesionales de la pública y el 8 % de la privada considera «inadecuado el número de TSS para desarrollar un trabajo de calidad durante su jornada laboral» y más de la mitad afirma que «no se refuerzan plantillas cuando la carga asistencial aumenta».

El 60% de los TSS realiza «diariamente tareas que no están dentro de sus funciones y un 21% ocasionalmente».

Además, siete de cada diez técnicos se ha sentido «sobrepasado alguna vez por tener que asumir funciones que exceden a su categoría profesional y no estar presente el personal que debe realizarlas». Y el 54% considera que hay «intrusismo laboral por parte de otras categorías en sus funciones».