Así será el sistema de limitación de velocidad automático (ISA) para coches que empezará a ser obligatorio este año

El nuevo elemento de seguridad leerá las señales de tráfico e impedirá superar la velocidad máxima permitida en cada tramo de vía

Señal de tráfico en una autopista española
Señal de tráfico en una autopista española

La Unión Europea ha establecido que, a partir de este año 2022, todos los coches nuevos incorporen, de forma obligatoria, distintas mejoras en materia de seguridad, tanto para los ocupantes de los vehículos como para los peatones. Muchas de estas tecnologías ya existen y muchos automóviles ya las incorporan. Lo importante es que algunas que ahora son optativas y depende su inclusión del modelo, la gama o la política del fabricante, pasan a ser obligatorias.

Así, según el Parlamento Europeo, la incorporación de algunos de estos elementos, incluidos en el denominado “Visión Cero”, evitarían hasta 25.000 muertes y más de 140.000 heridos graves en Europa en los próximos 18 años. 2022 será la primera etapa y, poco a poco, se irá extendiendo en años posteriores.

Así, este sistema deberá estar presente en todos aquellos vehículos de nueva homologación a partir del 6 de julio de 2022, lo que significa que sólo será en los nuevos modelos que se comercialicen por primera vez después de esa fecha. Sin embargo, quien compre un coche nuevo que ya se vendía antes del 6 de julio no equipará el sistema ISA.

En cualquier caso, a partir de 2024, todos los coches nuevos que se vayan a vender en la Unión Europea vendrán equipados con el sistema ISA de limitación automática de la velocidad en función de la vía.

Una de las principales novedades, no tanto por lo que es, pues ya lo incorporan multitud de vehículos desde hace años, sino por su obligatoriedad, será el denominado Asistente de Velocidad Inteligente (ISA). Así, el Consejo Europeo de Seguridad en el Transporte (ETSC), tal y como informa la Dirección General de Tráfico, ha puesto el foco en la velocidad como una de las principales causas de accidentes y sus consecuencias.

Para evitar que pisemos el acelerador más de lo permitido y recomendable, se implantará el Asistente de Velocidad Inteligente (ISA), un sistema que conecta el Control de Crucero Adaptativo (ACC) con el sistema de Reconocimiento de Señales por medio de un software, controlando su posición en la vía en relación con el límite de velocidad que rige en cada tramo. Esto, que actualmente existe en numerosos modelos, va un paso más allá e interactuará con el conductor, pues no solo avisará de que estamos sobrepasando la velocidad máxima permitida, sino que la limitará automáticamente. Esto supondrá que nuestro coche pasará a leer las señales de tráfico que indican la velocidad máxima y nos impedirá superarla.

Según informa la aseguradora Zurich en su web, a partir de 2024 tendrán que incluirlo de forma obligatoria todos los turismos de nueva fabricación y se exigirá como el seguro de coche obligatorio. “Su instalación se confirmará en los documentos del vehículo. Podrá comprobarse su funcionamiento con solo revisar la parte trasera del espejo retrovisor, donde deberá haber una cámara de botón que enfoque hacia la calzada”.

Según la Unión Europea hay tres niveles distintos de funcionamiento:

  • De asesoramiento o informativo: Al conducir notarás una señal luminosa o acústica. Lo normal es notar que el volante vibra o ver un icono de aviso en el cuadro de mandos. Al verlo sabrás que estás sobrepasando la velocidad permitida.
  • De advertencia o de apoyo: No solo te avisa, también se encarga de impedirte que presiones el pedal del acelerador, por lo que consigue que el vehículo se vaya frenando progresivamente.
  • Obligatorio o interviniente: Te impide que puedas superar la velocidad máxima, pero ofrece la opción de desactivarlo en caso de tener que adelantar o evitar algún tipo de peligro. En ambos casos, hay que tocar el panel de control o pisar el acelerador a tope.

¿Me pueden multar si mi coche no tiene el sistema internacional de la velocidad?

No si lo compraste antes de 2022 y tampoco si será fabricado antes de 2024.

¿Cómo funciona?

El vehículo utiliza las cámaras, radares y el GPS en combinación con un mapa digital. Va asociado al sistema de reconocimiento de señales para detectar el límite de cada tramo, comunicándoselo al conductor de forma gráfica a través de la instrumentación.