La montaña que puede cambiar el mapa de España

Una disputa histórica puede modificar los límites entre Aragón y Castilla-La Mancha

Un mapa de España en tiempos de Felipe V, obra de Nicolás de Fer
Un mapa de España en tiempos de Felipe V, obra de Nicolás de Fer

Los mapas forman parte de la vida del ser humano desde muchos siglos atrás. Además, su uso ha sido una gran ayuda para millones de personas que necesitaban llegar a todos los puntos del planeta antes de que internet apareciese para cambiar nuestras vidas por completo.

Así, desde tiempos inmemoriales los humanos se han dedicado a intentar plasmar en un documento como era alguna zona. Incluso, los primeros aventureros trataban de imaginar como era todo el conjunto del planeta tratando de aclarar donde se encontraban los confines de la Tierra, algo que con el paso de los siglos se consiguió aclarar por fortuna.

El trabajo de aquellos pioneros que trataban de dibujar con unos medios muy limitados ciertas zonas se ha convertido en la actualidad gracias a los satélites en todo un espectáculo para los curiosos. Hoy en día, por ejemplo, podemos visitar gracias a los avances tecnológicos cualquier parte del mundo e, incluso, “pasear” por sus calles desde el salón de nuestras casas.

Todo ello ha sido gracias a avances de miles de años que han dejado atrás las interminables rutas de aquellos aventureros que emprendían todo tipo de misiones con apenas un papiro. Ahora, cualquiera desde el teléfono móvil puede saber la ruta a realizar en distintos medios de transporte para llegar sin problemas al destino deseado.

Cambio del mapa de España

Así las cosas, en España contamos con mapas oficiales que se encargan de establecer los límites del país. Esa tarea es obra del Instituto Geográfico Nacional (IGN) que, además, cuenta con la misión de aclarar en los próximos meses a quien pertenece un monte que podría cambiar el mapa actual español.

Más de 2.000 hectáreas escarpadas en el nacimiento del Tajo se encuentran actualmente en disputa entre Albarracín, en Teruel, y la ciudad de Cuenca cuya titularidad de la zona se remonta a finales del siglo XIX.

Esta montaña en pleno Sistema Ibérico es llamada precisamente en relación a esta disputa como El Entredicho gracias a los desencuentros entre Castilla-La Mancha y Aragón. Ahora, tras años de disputa, será el IGN el encargado de decidir a quien pertenece esta formación montañosa que podría cambiar el mapa español.

La batalla por este monte se remonta desde hace varias décadas y pese a que Cuenca reconoce que Aragón explota el monte y conservación exige una corrección de las fronteras. Por ello, se pide desde esta parte que los límites de su provincia se coloquen con el cauce del nacimiento del río lo que daría a la comunidad unos kilómetros que ahora pertenecen a Aragón.

Pese a los desencuentros ambas comunidades se encuentran ya a la espera de la resolución del IGN. El organismo será el encargado gracias a las nuevas técnicas y documentos históricos de evaluar a quien pertenece El Entredicho decidiendo posteriormente si merece la pena cambiar las actuales fronteras comunitarias.

Por último, cabe destacar que aunque existiese un cambio de fronteras entre Aragón y Castilla-La Mancha este sería mínimo y prácticamente no existiria diferencias destacables en la gestión del monte. Aun así, estos cambios suelen también tener que cambiar todos los mapas oficiales por muy pequeña que sea la modificación.