La Comisión de Salud Pública acuerda posponer la cuarta dosis a mayores de 80 años

El nuevo refuerzo se pondría en otoño, coincidiendo con la vacuna de la gripe

Administración de la cuarta dosis a pacientes inmunodeprimidos en el Hospital General Dr. Balmis de Alicante
Administración de la cuarta dosis a pacientes inmunodeprimidos en el Hospital General Dr. Balmis de Alicante FOTO: GVA GVA

En su reunión de hoy, la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial ha consensuado que la cuarta dosis de la vacuna contra la Covid-19 en mayores de 80 años se retrase hasta dentro de unos meses, coincidiendo con la campaña de la gripe.

Según informó LA RAZÓN ayer, los técnicos de la Ponencia de Vacunas eran partidarios de retrasar el nuevo suero de refuerzo lo máximo posible. Las razones que explicarían este hecho son que es preferible administrarla a finales de año, cuando los virus respiratorios son más habituales entre los mayores, porque si se inoculara ahora habría que volver a poner otra dosis el próximo invierno.

Por otra parte, se está a la espera de que en ese tiempo lleguen nuevas vacunas más eficaces contra el virus, que podrían ser útiles frente a variantes y que estarían especialmente diseñadas frente a Ómicron, dado que es más contagiosa que las precedentes. El nuevo suero estaría elaborado a partir de una combinación del virus de Wuhan y de Ómicron.

Las farmacéuticas Pfizer y Moderna son las empresas farmacéuticas detrás de estas vacunas, y ya han presentado los resultados de sus respectivos ensayos a las agencias regulatorias del medicamento de Estados Unidos y Europa.

Nuevas vacunas

En este sentido, el jefe de Estrategia de Amenazas Sanitarias Biológicas y Vacunas de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés), Marco Cavalieri, ha adelantado hoy en rueda de prensa que el organismo prevé aprobar las vacunas contra la Covid-19 adaptadas a Ómicron y otras variantes en septiembre. “Nuestra prioridad es garantizar que las vacunas contra la Covid-19 adaptadas se aprueben a más tardar en septiembre, para que estén listas para el despliegue de las nuevas campañas de vacunación en la Unión Europea en otoño. Esto permitiría a los fabricantes ajustar sus líneas de producción en consecuencia”, ha precisado el miembro de la EMA.

“Los ensayos clínicos de las vacunas adaptadas deben demostrar que son superiores a las actuales vacunas autorizadas de Covid-19 contra Ómicron y otras variantes”, ha añadido Cavalieri.

Así, ha desvelado que las principales candidatas para estas vacunas adaptadas son las de los laboratorios de Moderna y Pfizer/BioNTech. “Estamos trabajando con todos los fabricantes de las vacunas que están actualmente aprobadas, pero no es ningún misterio que las vacunas de ARNm están bastante más adelantadas en la carrera, y esta es la razón por la que estamos trabajando principalmente con Moderna y Pfizer/BioNTech”, ha aclarado.

Por otro lado, la EMA ha anunciado la conveniencia de aprobar ya un segundo refuerzo de la vacuna contra la Covid-19 en población mayor de 80 años. “Es demasiado pronto para considerar el uso de una cuarta dosis, o segundo refuerzo de las vacunas de ARNm en la población general; sin embargo, los mayores de 80 años podrían beneficiarse de un segundo refuerzo, dado el mayor riesgo de Covid-19 grave para ellos”, ha avanzado Cavalieri.

Polémica con las comunidades

Ante el rápido aumento de la incidencia, especialmente entre las personas mayores, comunidades autónomas entre las que se encuentran Asturias, Andalucía, Galicia y Murcia, habían pedido a Sanidad pinchar de forma inmediata la cuarta dosis. En Asturias (que tiene una incidencia de 1.369 entre los mayores de 60) casi ocho de cada diez pacientes hospitalizados por covid en este momento tiene más de 80 años. Por este motivo, el Principado ha pedido que se ponga el segundo suero de refuerzo de forma urgente a este colectivo.

La misma reivindicación hizo la Junta de Andalucía, quien demandó al Ministerio «administrar la cuarta dosis a los mayores de la vacuna a mayores de 80 años, empezando por las residencias», porque constituyen «la población más vulnerable al virus y a la que, por tanto, más tenemos que proteger», señaló este martes el consejero de presidencia andaluz, Elías Bendodo.

Por su parte, el consejero de Salud de Galicia, Julio García Comesaña, afirmó que «nuestros datos tanto de residencias sociosanitarias como de población general de más de 80 años nos lleva a pensar que sería conveniente poner esa cuarta dosis. Así lo dijimos en la reunión en Zaragoza, en la presencial de Toledo y en la ponencia de vacunas que se celebró la semana pasada», destacó.

No obstante, Comesaña recalcó que este tipo de decisiones deben tomarse siguiendo criterios técnicos: «Tiene que decidirlo la Ponencia de vacunas y que después vaya a la Comisión de Salud Pública», manifestó.