Acuerdo en el Gobierno para incluir las bajas por menstruación en la ley del aborto

La incapacidad temporal especial será costeada por el Estado “desde el primer día”, ha asegurado la ministra de Igualdad, Irene Montero

La ministra de Igualdad, Irene Montero, el miércoles pasado en la Comisión de Igualdad en el Congreso
La ministra de Igualdad, Irene Montero, el miércoles pasado en la Comisión de Igualdad en el Congreso FOTO: Kiko Huesca EFE

El Ministerio de Igualdad ha llegado a un acuerdo con el de Inclusión y Seguridad Social para incluir finalmente la baja por menstruaciones dolorosas en la ley del aborto, que será asumida por la Seguridad Social desde el primer día y durará lo que necesite la mujer.

Así lo han asegurado fuentes del Gobierno y la propia ministra de Igualdad, Irene Montero, mediante una publicación en la red social Twitter: “Vamos a reconocer por Ley el derecho de las mujeres con menstruaciones dolorosas a una incapacidad temporal especial que será costeada por el Estado desde el primer día”.

Además, no exigirá, como sí se hace con otras incapacidades temporales comunes, ningún tiempo mínimo cotizado, ni se establecerá un número de días, sino que serán los que necesite cada mujer.

La polémica surgió el día de ayer, cuando la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, declaró sobre esta medida que el Gobierno «no va a tomar ninguna medida que estigmatice a las mujeres». Sin embargo, la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, se opuso a las declaraciones de Calviño al señalar que «lo que estigmatiza» a la mujer no es aprobar una baja laboral por reglas dolorosas, sino «no tener la sensibilidad suficiente para comprender que somos diferentes las mujeres y los hombres y que el mundo laboral no es neutro».

Otro miembro del Gobierno en mostrar sus dudas sobre esta cuestión fue el ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, quien afirmó quien «nuestra posición es que esta ley tiene que armonizar dos elementos: mejorar la protección de las mujeres y también impulsar su participación en mejores condiciones del mercado de trabajo», destacó.

Medida pionera

Si se aprueba la nueva ley del aborto, España podría convertirse en el primer país europeo y de los pocos del mundo que reconozca los permisos menstruales. En nuestro entorno más cercano, la Unión Europea, no se contemplan. En Italia se presentó una propuesta de ley en 2016 pero no llegó a aprobarse; en Francia no hay nada oficial, aunque sí está bajo debate, y en Alemania las mujeres pueden acudir al médico de familia para que les dé una baja por dolores menstruales, pero es a criterio del médico.

Las bajas sí están reconocidas en Japón desde 1947, Corea del Sur e Indonesia y en Zambia, desde hace años, la legislación laboral recoge el denominado “Día de la madre”: toda empleada tiene derechos a un día libre al mes sin necesidad de presentar certificado médico o de justificarse ante su empleador.

“Desde el minuto cero”

Esta mañana, la secretaria de Estado de Igualdad y contra la Violencia de Género, Ángela Rodríguez, ya había declarado en Palma de Mallorca que las bajas por menstruaciones con síntomas graves asociados se incluirán en la Ley del Aborto que el Consejo de Ministros prevé aprobar el martes.

Rodríguez también ha dicho que el Estado asumirá “desde el minuto cero” el coste de estas incapacidades temporales para que no haya discriminaciones. “El derecho laboral no puede ser neutro al género y la salud menstrual debe ser uno de los estándares de salud de mujeres, adolescentes y niñas de este país”, ha manifestado.

“No es casualidad ante la reacción de la extrema derecha que se oigan voces que dicen que abortar es un fracaso, que el dolor de regla es una tontería que con un ibuprofeno se pasa y que las mujeres no necesitan ningún derecho más porque están todos conquistados”, ha lamentado Rodríguez respecto al debate generado en torno al borrador de esta norma.

En esta línea, ha incidido en la necesidad de que la ley del aborto pueda ser aprobada “lo más pronto posible”, por la cual, entre otros puntos, se eliminarán los tres días de reflexión y el sobre con información que se da a las mujeres “como si no fueran adultas para decidir”.

Críticas de Omella a la ley del aborto

El cardenal arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Juan José Omella, ha calificado de “barbaridad” que la reforma de la Ley del Aborto prevea que las menores de 16 y 17 años puedan abortar sin consentimiento paterno y cree que “los padres tienen algo que decir” en este tema.

Omella ha lamentado que en “momentos de crisis” los políticos saquen temas como el aborto para “desviar” la atención de “otros temas más importantes”. “Eso es utilizar temas morales para la política”, ha señalado.

Más tarde ha apuntado que la “proclama” de la Iglesia es “la defensa de la vida” y que, haciendo caso a la opinión de “médicos” y “científicos”, lo que hay en el vientre de una madre tras la concepción es “una vida distinta”, es decir, “un ser humano”.

Por ello, según ha insistido, desde la Iglesia se defenderá “en todo momento” la vida de este ser humano y, además ha precisado que, “si se ayuda a abortar” también se debería hacer con “las madres que no quieren” hacerlo o con “los médicos profesionales defensores de la vida”. “No les obliguemos a no tener que hacer objeción de conciencia”, ha declarado.

“Yo creo que esa ley tiene que ir por ese camino de respeto a la sociedad, a las personas y al respeto al profesional también”, ha insistido.