Cómo actuar en caso de detectar síntomas de la viruela del mono

Sanidad ha especificado que se ha elaborado un protocolo para la detección precoz de los casos que puedan surgir en España

Imagen de archivo de la ministra de Sanidad, Carolina Darias, en rueda de prensa
Imagen de archivo de la ministra de Sanidad, Carolina Darias, en rueda de prensa FOTO: Alberto Ortega Europa Press

Sanidad ha confirmado 21 casos de viruela del mono e investiga otros 23, un virus del que ya se han registrado casos en países como Reino Unido, Portugal, Francia, Suecia o Estados Unidos. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, explicó este miércoles en el Objetivo de La Sexta cuál es el protocolo a seguir en el caso de detectar los síntomas de la enfermedad.

Aunque la titular de Sanidad comentó que la evolución de la enfermedad es buena, sin gravedad por el momento, reconoció que la Ponencia de Alertas junto con el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias ha elaborado un protocolo de detección precoz de la viruela del mono que se distribuirá a las personas con la sintomatología y para saber cómo actuar así como para la actuación del personal sanitario.

Según afirmó la ministra de Sanidad no hay nadie que haya requerido ingreso hospitalario y la evolución de la enfermedad se manifiesta con síntomas como erupciones cutáneas, dolores musculares y fiebre, de carácter no grave.

Ante estas manifestaciones “hay que estar vigilantes”, explicó Darias, y recomendó que a las personas que manifiesten estos síntomas contacten telefónicamente con su centro de salud, se aíslen en su domicilio y eviten el contacto físico con personas y con mascotas hasta que las erupciones cutáneas desaparezcan.

Respecto al personal sanitario, recomienda utilizar equipos epi para tomar las muestras, estar en alerta y hacer un seguimiento de los casos.

En general, la transmisión del virus de la viruela del mono es respiratoria, pero por las características de los casos sospechosos en Madrid la transmisión apunta a ser por contacto con mucosas durante las relaciones sexuales.

A este respecto, Darias explicó que se trata de un virus y no de una enfermedad de transmisión sexual, que se propaga y transmite por contacto estrecho y que “apareció en los años 70 en África por la trasmisión de animales a personas, por lo tanto una enfermedad zoonótica viral”.

Afirmó que es una enfermedad “muy rara e infrecuente y que han aparecido casos en Reino Unido, Portugal y Suecia, algunos ya confirmados”, por lo que, destacó, “sería la primera vez que tendríamos una cadena de transmisión en Europa que no está vinculada a un viaje a zonas de África occidental y central donde se da este virus”.