Sanidad urge a aislar en casa a los infectados de viruela símica

El protocolo de la ponencia de alertas recomienda alejarles de las mascotas y el uso de mascarillas para los contactos más estrechos

Cronología de los primeros casos
Cronología desde los primeros casos FOTO: M. Roselló

Las personas contagiadas con el virus de la viruela del mono (MPXV) o que estén en investigación tendrán que aislarse en casa y solo podrán salir para ir al médico, mientras que sus contactos no deberán hacer cuarentena pero sí reducir al máximo las interacciones y usar de manera constante la mascarilla.

Así consta en el “Protocolo para la detección precoz y manejo de casos ante la alerta de viruela de los monos (Monkeypox) en España elaborado por los técnicos de la ponencia de alertas del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, que establece una serie de medidas de control para cortar la transmisión del virus.

El documento recuerda que es la primera vez que se notifican cadenas de transmisión en Europa sin vínculos epidemiológicos conocidos con África occidental o central y que la mayoría de casos que han ido detectándose estos días en España y otros países se ha dado en hombres que han mantenido relaciones de riesgo con otros hombres.

Sin embargo, y “a tenor de la información disponible en estos momentos, se hace patente la importancia de prestar una especial atención a la población afectada sin descartar la posibilidad de aparición de nuevos casos en otros grupos de población”, asume el órgano técnico del Ministerio de Sanidad y las comunidades, que apela a “abordar el estudio de estos casos evitando cualquier estigmatización del colectivo LGTBI+”.

Serán sospechosos los que presenten un exantema vesicular más uno de los síntomas clásicos de la MPX (fiebre, dolor de cabeza, muscular, ganglios inflamados o cansancio) una vez descartadas otras patologías.

Los probables serán los que, además de cumplir este criterio, en los 21 días antes de iniciar síntomas hayan tenido un contacto estrecho con un caso confirmado o todavía en investigación, o bien hayan mantenido relaciones en contextos sexuales de riesgo, o bien tienen historia de viaje a zonas endémicas de África occidental o central.

Se considera contacto estrecho a quien haya estado en contacto con un caso confirmado desde el comienzo del periodo de transmisibilidad -que coincide con el inicio de aparición de los primeros síntomas-, en las siguientes circunstancias:

  • - Contacto a menos de 1 metro en la misma habitación con un caso confirmado y sin EPI (o con incidencias en su uso). “Se tendrá que valorar a los convivientes, el personal sanitario que ha atendido al paciente, contactos en el ámbito laboral y social” y “se hará especial hincapié en recabar información sobre las personas que haya podido mantener relaciones sexuales en contextos de riesgo con el caso”.
  • Contacto directo con ropas, ropa de cama o fómites usados por un caso confirmado durante el periodo infeccioso sin el equipo de protección.
  • Herida percutánea (por ejemplo, con una aguja) o exposición de las mucosas a fluidos corporales, tejidos o muestras de laboratorio de un caso confirmado.
  • Manejo de muestras de un caso confirmado por personal de laboratorio sin EPI apropiado.
  • Contacto con el cadáver de una persona fallecida por MPX o con ropa o fómites del cadáver sin EPI.

Los que no requieran hospitalización deberán estar «en una habitación o área separada de otros convivientes» hasta que desaparezcan las lesiones y aconseja el uso de mascarilla quirúrgica, especialmente aquellos con síntomas respiratorios. También se pide a infectados y convivientes que no tengan contacto con animales silvestres o domésticos.

Los casos positivos no deben abandonar el domicilio «excepto cuando necesiten atención médica de seguimiento», deberán usar mascarilla y evitar el transporte público. Los convivientes, por su parte, evitarán el contacto con los positivos y las visitas.

En cuanto a los hospitalizados, el protocolo establece que serán ingresados, a ser posible en una habitación individual con baño, y deberán mantener el aislamiento hasta que desaparezcan las lesiones.

Los sanitarios usarán Equipos de Protección Individual (EPI) adecuados y mascarilla FFP2, pero cuando hagan procedimientos que generen aerosoles o cualquier otro sobre la vía aérea, deberán ponerse la FFP3, protección ocular y guantes y batas impermeables de manga larga.

Ninguno será caso confirmado hasta que lo determine una prueba de laboratorio PCR para MPVX.

España, el país con más casos

Hasta el momento, en España se ha informado de un total de 81 casos, 30 confirmados y 51 sospechosos, con los que nuestro país encabeza la lista mundial. Le siguen Portugal, con 34, Canadá, con 22, y Reino Unido, con 20. Ya hay siete comunidades con contagiados: Madrid, Andalucía, Canarias, Castilla La Mancha, Galicia, País Vasco y Extremadura.

El pasado viernes se clausuró la sauna gay Paraíso, en Madrid, que había sido identificada como el epicentro de la mayoría de los contagios en la Comunidad, y se investiga otro foco similar y diversos domicilios de la capital. De los dos casos detectados en Canarias, parece que sólo uno tiene vínculo con la fiesta Maspalomas Pride –el «orgullo gay» canario, que se celebró entre el 5 y el 15 de mayo– y que se investiga como foco de varios positivos en España e Italia. «Es posible que el evento haya contribuido a la transmisión del virus, pero aún es pronto para saber el peso que pudiera tener en la difusión», señalaron ayer a LA RAZÓN fuentes de la Consejería de Salud del Gobierno de Canarias.

El consejero de Salud de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, declaró ayer que ya son cinco los casos sospechosos de infección, hasta ahora, en la comunidad autónoma, de los que cuatro corresponden a la provincia de Málaga y uno a Granada. Se sabe también que el único caso –sospechoso– detectado en Extremadura es una mujer, la primera de los 174 reportados en todo el mundo.