¿Por qué algunos helados dan sed?

Esta sensación puede estar provocada por su elaboración que en ocasiones no es saludable

Cono helado
Cono helado

La llegada del verano significa muchas cosas. Subida de las temperaturas, días más largos o la playa son las primeras referencias que se vienen a la cabeza cuando pensamos en el calor aunque en muchos lugares del mundo, incluida España, una comida se convierte en la estrella de la estación.

De chocolate, vainilla, pistacho o de otros sabores mucho más novedosos el helado aparece con la subida de la temperatura para hacer las delicias de millones de personas. Así, este refrescante alimento cuenta con cientos de tipologías distintas aunque por encima del resto todavía prevalece hoy en día el cono con bolas de sabor cuya popularidad es incontestable.

Uno de los puntos más destacables de este alimento junto al de refrescar es su gran legado. Pese a que existen distintos mitos acerca de su creación, la teoría más aceptada se basa en escritos de Marco Polo en el que se relata como en China ya se añadían jugos de fruta y leche al hielo 2.000 años a.C.

Además, se puede fijar como origen probable del helado la presencia de bebidas heladas o enfriadas con nieve o hielo traídas generalmente por los esclavos en las cortes babilónicas, antes incluso de la era cristiana. Así, pese a su origen difuso el producto ha sufrido modificaciones importantes gracias a los avances tecnológicos que han conseguido convertir a este alimento en todo un referente mundial.

Así las cosas, cuando llega el calor muchos recurren a este alimento de forma recurrente para poder rebajar su temperatura corporal. Este produce una sensación de frescor sin igual y, además, consigue satisfacer el apetito junto a una gran variedad de sabores en ocasiones únicas.

¿Por qué tenemos sed?

Pero algunos helados provocan en las personas una sensación inconfundible cuando lo toman que podría no ser muy positiva. En ocasiones al tomar un helado muchos sufren una sensación de sed sin igual que puede llegar a ser muy molesta en un día caluroso de verano.

Pese a que suele ser algo habitual y muchos lo tengan interiorizado esta sensación puede ser preocupante para el organismo. En declaraciones al medio Rac 1 el campeón de España de heladería este 2022, Albert Roca, ha declarado que “es muy mala señal si tomas un helado y en seguida tienes sed”.

Cómo argumentábamos anteriormente la sed tras tomar un helado suele ser normal, algo que no comparte el campeón español. Según Roca, tener la necesidad de beber agua tras tomar un deseado helado quiere decir que existen muchos químicos y lácteos en el producto desvirtuando así las recetas clásicas y saludables.

Además, para Roca se debe comer helado durante el año debido a que la tradición veraniega suele ser española, hecho que no ocurre en otros países. Incluso, si se elabora con productos de temporada se puede tener helado de calidad que cuente con hasta el 65% de ese alimento con el ingrediente base.