Viruela del mono: detectan por primera vez el virus en semen humano

Una muestra de un paciente sugiere que el virus encontrado en su semen era capaz de infectar a otra persona y replicarse

Pruebas PCR para detectar la viruela del mono
Pruebas PCR para detectar la viruela del mono FOTO: Eduardo Parra Europa Press

El descubrimiento de los primeros casos de ADN del virus de la viruela del mono en el semen de varios pacientes, ha reabierto la incógnita sobre si la transmisión sexual es una de las vías por las que se contagia esta enfermedad. Catherine Smallwood, responsable de la viruela del mono en la Oficina Regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha avanzado este miércoles que se está investigando esa posibilidad.

Científicos del Instituto Spallanzani (Italia) informaron este lunes de que habían detectado fragmentos del virus de la viruela del mono en el semen de 4 personas de unos 30 años. Además, una muestra analizada de un paciente sugería que el virus encontrado en su semen era capaz de infectar a otra persona y replicarse. “Aunque estos resultados no pueden considerarse pruebas definitivas de infectividad, demuestran una diseminación viral cuya eficacia en términos de transmisión no puede descartarse”, señalaron los autores. “Las características de la población implicada, así como la exposición notificada a múltiples contactos sexuales sin preservativo, sugieren que la transmisión de persona a persona a través del contacto físico estrecho en redes sexuales desempeña un papel clave en el brote actual. Se necesitan más estudios para evaluar la presencia, persistencia y contagio del MPXV en diferentes fluidos corporales”, concluyeron.

“Estamos investigándolo en este momento”, ha apuntado Smallwood este miércoles en rueda de prensa. Por ahora, tal y como han recordado el director de OMS Europa, Hans Henri P. Kluge, y la directora del Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés), Andrea Ammon, el contacto físico estrecho sigue siendo la principal vía de transmisión. “Es importante tener en cuenta que, aunque hay varias formas de transmisión de la viruela del mono, hay que priorizar la más frecuente: por contacto directo y cercano. Tenemos que concienciar sobre cómo se transmite el virus principalmente, y es a través del contacto directo y cercano, incluyendo las actividades sexuales. Sin embargo, no debemos descuidar las otras formas, menos probables y no tan frecuentes”, ha apuntado Ammon.

Al respecto, Kluge ha insistido en que, una vez identificados, los pacientes con viruela del mono presunta o confirmada deben ser aislados hasta que sus síntomas “se hayan resuelto por completo, con las medidas de control de la infección necesarias y el apoyo que necesiten para su recuperación”. “Hay que identificar a los contactos cercanos de los casos y ayudarles a que se autocontrolen durante 21 días para detectar cualquier signo temprano de viruela del mono, como la fiebre”.

La experta Smallwood ha añadido que “lo que realmente está contribuyendo a la transmisión es la proximidad física”. Ha recordado que la recomendación de la OMS y el ECDC es que tanto las personas con virus confirmado no tengan sexo, y que aquellas que son sospechosas o lo han superado utilicen condón. “No sabemos si puede ser transmitido sexualmente, simplemente no lo sabemos”, ha indicado.

Sobre la idea de que le virus se pueda transmitir por aerosoles como la Covid-19, la científica ha rechazado la idea: “Son muy diferentes. No se transmite por vía respiratoria de la misma forma. ¿Esto significa que no puede ocurrir en absoluto? No. Pero ahora mismo la transmisión depende mucho del contacto físico cercano y prolongado, incluidas las actividades sexuales. Eso es lo que está promoviendo la transmisión entre humanos en este momento”, ha insistido.

El continente europeo sigue siendo el epicentro de este brote creciente, con 25 países que han notificado más de 1.500 casos, es decir, el 85 por ciento del total mundial. Desde la OMS advierten de que la magnitud de este brote supone un riesgo real. y de que cuanto más tiempo circule el virus, más se extenderá su alcance, y más fuerte será el arraigo de la enfermedad en los países no endémico.