“Si no nos quedamos, se queman las casas”

Damnificados del incendio de Zamora critican que las evacuaciones de vecinos fueran generalizadas y el “descontrol” y la “falta de organización” en el operativo de extinción.

Después de la ola de calor llegaron los incendios. El que ha arrasado más de 25.000 hectáreas en la reserva de la Sierra de la Culebra, en la provincia de Zamora, es ya uno de los más graves de la historia de España. La tierra calcinada es una cuarta parte de la masa arbolada de esta reserva. La dimensión de la catástrofe está afectando a 20 veces más tierra que la que sufrió daños a causa de la erupción del volcán de la Palma.

Twitter es un hervidero de quejas y críticas por parte de los damnificados, que afirman que las evacuaciones de vecinos han sido generalizadas y que, si no es por los que se quedaron, habría habido casas muchas más casas quemadas. En esa reflexión han coincidido dos ganaderos de pueblos vecinos, José Antonio Morán, de Villardeciervos, y José Manuel Soto, de Cional, el primero de ellos uno de los que se quedó desoyendo la recomendación de evacuación y el segundo de los que se marchó pero que solo tiene palabras de agradecimiento a los que salvaron de las llamas un barrio del pueblo.

Morán ha perdido una cuarentena de colmenas pero eso lo ha considerado un mal menor al haber podido salvar al menos el cebadero de porcino que tiene fuera del casco urbano y su casa, que es de las primeras del pueblo y está próxima a una zona boscosa. “Si no me hubiera quedado se habrían quemado”, ha asegurado a Efe este vecino de Villardeciervos, que ha explicado cómo las llamas prendieron unas hierbas junto a su casa y, gracias a que cambió en la dirección del viento, pudo acceder a la parte trasera de la vivienda y apagar el fuego.

Aunque el incendio ha sido muy grave medioambientalmente, ha opinado que si no ha habido grades desgracias en propiedades ha sido gracias a las patrullas de vecinos que se quedaron en los pueblos desalojados, porque en el operativo de extinción ha detectado “descontrol” y falta de organización.

A su juicio, se puede evacuar a la gente mayor y a la que voluntariamente desee irse, pero se debe dejar “a la gente joven apagando y así se salva la situación” y además porque son quienes conocen el término municipal. En esa apreciación ha coincidido con el ganadero de Cional y responsable comarcal de la organización agraria COAG, José Manuel Soto, que además ha asegurado que los vecinos de la zona están “cabreados” con la Junta de Castilla y León por el operativo de extinción y han sentido “impotencia” por la falta de medios.

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) ha anunciado que mañana, lunes 20, se desplazará personal técnico del Ministerio a diferentes zonas de la Sierra de la Culebra para hacer una primera estimación de los daños causados por el fuego. El objetivo de estos equipos técnicos será empezar a valorar los daños producidos por el fuego sobre bienes particulares y comunales para poder establecer ayudas a las personas y a las entidades afectadas por la quema de sus bienes, informa la Delegación del Gobierno a través de un comunicado remitido a Europa Press.

Estabilizado, pero de alto riesgo

La buena noticia de hoy es que el operativo de incendios ha logrado estabilizar su perímetro, aunque el incendio sigue activo y aún está en alto riesgo de reproducirse por el viento. El cambio de condiciones del clima durante la última noche ha permitido al operativo coordinado por el servicio de Incendios Forestales de Castilla y León acometer su trabajo “con resultados favorables”, según ha resaltado la Junta de Castilla y León en un comunicado.

También se han reabierto las vías de comunicación afectadas, como la carretera Nacional 631 y la línea del AVE Madrid-Galicia y los vecinos de la veintena de pueblos desalojados ya han vuelto a sus casas.

España arde

Siete comunidades en total, entre las que se incluye Cataluña y Navarra, son las más azotadas por esta ola de incendios. La escasa humedad, las altas temperaturas y el viento están dificultando las tareas de extinción.

En Cataluña, los vecinos evacuados del paraje de la Clua, en el municipio leridano de Artesa de Segre, por el incendio forestal que sigue activo en la zona, no pueden de momento regresar a sus casas, según ha acordado Protección Civil, que sí ha levantado el confinamiento de los vecinos de Olivella (Barcelona), una vez se ha estabilizado el fuego en el parque del Garraf.

Además de los evacuados de la Clua, las 54 personas que fueron desalojadas de la casa de colonias de Cal Petit, en Artesa, deberán permanecer en la de Oliola, a la que fue trasladadas, hasta que mejore la evolución del incendio en ese municipio. También se mantiene por el incendio de Artesa el confinamiento de los vecinos de Alòs de Balaguer.

Respecto a la situación en el Parc del Garraf, donde anoche se estabilizó el incendio forestal de la zona, Protección Civil ha levantado el confinamiento en las urbanizaciones de Cal Surià, en el municipio de Olivella, y de Can Mitjans, en el de Avinyonet del Penedès. La prioridad este domingo de los Bombers de la Generalitat es el incendio forestal desatado el miércoles en Artesa, el único que sigue activo tras arrasar unas 2.700 hectáreas.

Los fuegos forestales declarados en Bot-Horta de Sant Joan (Tarragona); Altés-Ogern (Lleida), Olivella (Barcelona) y Saldes (Barcelona) están estabilizados.

En Navarra, las labores de extinción de los incendios que afectan a varias zonas desde la tarde del sábado ha provocado el corte de diferentes carreteras. En la red principal, está cortada la N-121 (Pamplona - Tudela), a la altura de Los Abetos (pk 72 y 73), según ha informado en su Twitter 112 SOS Navarra. Además hay otras seis carreteras secundarias afectadas.

Las localidades de Maquirriain, Sansoáin, Olleta y Lerga han sido desalojadas sobre las 15 horas de hoy por el avance del incendio que afecta a la zona de Ujué, según ha informado Sos Navarra. En torno a las 13:15 horas se ha procedido también al desalojo de la localidad de Ujué y durante la madrugada, a la población de San Martín de Unx por el mismo incendio. Además, continúan desalojadas las localidades de Guirguillano y Echarren de Guirguillano por el incendio de Legarda.

La situación de los incendios forestales en Aragón ha mejorado respecto ayer. Los seis fuegos que más preocupaban este sábado se encuentran, según el Gobierno de Aragón, estabilizados. La situación de Nonaspe ha mejorado mucho tras el avance de las llamas hasta las 2.000 hectáreas. Todavía queda ser cautos mirando a las altas temperaturas y al fuerte viento que se esperan por la tarde. Los trabajos de la noche, con las temperaturas más livianas que por el día, han permitido estabilizar los fuegos en El Poyo del Cid, La Puebla de Fantova, Pradilla de Ebro y Nonaspe. El de Barbastro ha conseguido estabilizarse esta mañana.