«Malestar» en el CSIC por la nueva presidenta, una gestora sin prestigio y con la menor categoría profesional

Eloísa del Pino ostenta la menor categoría profesional dentro de la institución, donde su nombramiento «ha sentado mal». Su labor se centraba en tareas de gestión y control

El cambio en la presidencia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), aprobado hoy por el Consejo de Ministros, ha provocado «sorpresa» y «malestar» entre los profesionales de esta institución, según han señalado a LA RAZÓN fuentes de este organismo. El Gobierno ha anunciado la sustitución de Rosa Menéndez, que llevaba en el cargo desde noviembre de 2017, por Eloísa del Pino.

Del Pino ocupaba hasta la fecha el cargo de subdirectora de Análisis Institucional en la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), y aunque es científica titular, su categoría profesional es la más baja dentro del CSIC, y no es profesora de investigación o catedrática como eran sus antecesores.

Por ese motivo el relevo ha sido calificado como «sorpresivo» por miembros de esta institución, que también han indicado a LA RAZÓN que «ha sentado mal», porque no tiene experiencia dirigiendo proyectos de investigación. Estos profesionales indican que, aunque la anterior presidenta también presentaba «un perfil político» a nivel de gestión «ha hecho una buena labor», y había «culminado con éxito» la integración en el CSIC de antiguos organismos de investigación, como el Instituto Español de Oceanografía, el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) y el Instituto Geológico y Minero de España (IGME).

Además, las mismas fuentes señalan que en este momento «hay bastante incertidumbre» en el seno del CSIC, ya que hay rumores de que otros miembros de la cúpula de la institución pudieran ser también cesados, lo que podría poner en peligro los procesos de estabilización del personal interino, con lo que «si se interrumpe la gestión muchos de ellos se quedarían en situación de incertidumbre».

Por su parte, Juan María Vázquez Rojas, senador del PP y portavoz de la Comisión de Ciencia y Universidades, ha indicado que el nombramiento de Eloísa Del Pino «llama mucho la atención, cuando queda un año de legislatura». Vázquez destaca que «Del Pino pasa directamente de la AIReF», donde su tarea hasta ahora ha sido «de gestión y control, puro y duro» a la presidencia del CSIC, «cuando los perfiles de estos profesionales históricamente han sido otros, y tiene la menor cualificación», y señala que fue directora del Gabinete de la ministra de Sanidad María Luisa Carcedo, quien estuvo al frente del departamento entre 2018 y 2020. El senador ha manifestado asimismo a LA RAZÓN que su partido se plantea solicitar la comparecencia de miembros del Gobierno en la Cámara Alta para explicar este cambio.

Según señaló el Ministerio de Ciencia en un comunicado, el objetivo del nombramiento de Eloísa del Pino es reforzar el papel del Consejo como «un instrumento eficaz de política científica y acometer las reformas necesarias de manera inmediata para fortalecer el sistema público de ciencia».

El CSIC es la mayor institución pública de nuestro país dedicada a la investigación científica y técnica y una de las más destacadas del Espacio Europeo de Investigación.

Del Pino asume el nuevo puesto «para actuar en tres ámbitos: mejora de las condiciones laborales, menos cargas burocráticas y administrativas y actualizar las estructuras organizativas y de gobernanza».

Eloísa del Pino es Doctora en Ciencia Política por la Universidad Complutense de Madrid y licenciada en Derecho y en Ciencias Políticas. Fue directora del Gabinete de la Ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social (2018-20) y dirigió el Observatorio de Calidad de los Servicios en la Agencia de Evaluación de Políticas y Calidad de los Servicios (AEVAL, Ministerio de Política Territorial, 2009-11); y profesora de Ciencia Política y de la Administración en la URJC y en la UAM.

Durante su carrera académica ha sido investigadora visitante en el IEP-Burdeos y en las Universidades de Kent, Ottawa y en la Universidad de Oxford durante el curso 2016-17.

Su investigación ha girado en torno a las políticas públicas y su evaluación, los determinantes políticos de la reforma de las políticas sociales y el Estado de Bienestar; las actitudes ciudadanas hacia el estado y las políticas públicas y la administración y gestión pública.

Su antecesora, Rosa Menéndez, ocupó el cargo de vicepresidenta de Investigación Científica y Técnica del CSIC desde mayo de 2008 a febrero de 2009. Además, ha sido directora de Instituto Nacional del Carbón (INCAR) entre 2003 y 2008. Graduada en Química por la Universidad de Oviedo en 1980 y doctorada en 1986, su labor investigadora está relacionada con materiales y energía, entre los que se encuentra una con grafeno para distintas aplicaciones como la biomedicina.