Los alimentos que están disparando el cáncer de colon entre los jóvenes

En los últimos años se ha producido un aumento de las tasas de este tumor en menores de 50 años. Una investigación ha analizado las causas detrás de este crecimiento

Cáncer de colón
Cáncer de colón FOTO: Dreamstime Dreamstime

Desde 2009, la tasa de nuevos diagnósticos de cáncer colorrectal en pacientes menores de 50 años ha aumentado un 2% cada año. Si bien, los exámenes de detección de la enfermedad recomendados a partir de los 45 años han ayudado a disminuir los casos en adultos mayores, la incidencia de este tumor no deja de crecer en las poblaciones más jóvenes. Ante esta situación, investigadores de la Universidad de Cincinnati (Estados Unidos) han querido buscar el origen de ese aumento, y han logrado identificar una serie de especies microbianas elevadas en pacientes jóvenes que sufren este tipo de cáncer. “Cuando comencé la práctica y la residencia alrededor de 2010, rara vez veía pacientes que tenían menos de 50 años. Pero cada vez más estamos viendo a estos pacientes en nuestras clínicas hasta el punto en que no nos parece una excepción a la regla”, explica Jordan Kharofa, uno de los líderes del estudio, que se ha presentado en la Reunión Anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica.

El microbioma es un término utilizado para designar el conjunto de microbios, incluidos microorganismos como las bacterias, que viven sobre o dentro del cuerpo humano. Los avances en la secuenciación del ADN han permitido a los investigadores caracterizar mejor qué especies de bacterias están presentes en el microbioma, lo que ha llevado a un auge en la investigación en los últimos 10 años. Estudios previos han demostrado que ciertas especies de bacterias presentes en el intestino están asociadas con el cáncer colorrectal. El equipo de investigación se preguntó entonces si estas bacterias cancerígenas eran elevadas específicamente en pacientes más jóvenes con cáncer colorrectal en comparación con los pacientes de más edad y con los sanos.

Utilizando datos genéticos de 11 estudios previos, el equipo de científicos analizó los datos del microbioma de 609 pacientes sanos y 692 pacientes con cáncer colorrectal. Descubrieron que las dos especies de bacterias más estrechamente asociadas con el cáncer colorrectal no se encontraron en niveles más altos entre los pacientes jóvenes, lo que significa que es poco probable que estas bacterias sean responsables del aumento de las tasas de cáncer en los jóvenes. Otras cinco bacterias se encontraron en niveles más altos en los jóvenes, incluida una especie que está asociada con una dieta microbiana de azufre, o una dieta que es a la vez alta en carnes procesadas, bebidas bajas en calorías y licores, y baja en frutas crudas, verduras y legumbres.

“Aunque estos pacientes no son obesos, puede haber patrones dietéticos que se produzcan en las primeras etapas de la vida que enriquezcan ciertas bacterias como esta. No es que lo que estás comiendo tenga carcinógenos, sino que los subproductos producidos durante el metabolismo de las bacterias pueden dar lugar a sustancias químicas cancerígenas. Es posible que las interacciones entre la dieta y el microbioma puedan mediar en la formación de células de cáncer colorrectal y un mayor riesgo en las poblaciones más jóvenes durante las últimas décadas”, indica Kharofa.

Si bien se necesita más investigaciones, Kharofa señala que una conclusión tangible del estudio es que los jóvenes coman más frutas, verduras y legumbres crudas y menos carnes procesadas. “Todavía hay mucho que no entendemos acerca de cómo la dieta influye en el microbioma y cómo eso podría influir en el cáncer, pero este es un pequeño adelanto de algo que podría estar pasando. Hay muchas razones para comer menos alimentos procesados y dietas ricas en frutas, verduras y legumbres crudas, y esta podría ser una más”.

Una investigación adicional buscará aprender más sobre las especies de bacterias que se encontraron en niveles más altos en pacientes más jóvenes y cómo estas especies contribuyen tanto al desarrollo del cáncer como a la respuesta del cáncer al tratamiento. A medida que el papel de las bacterias se vuelve más claro, también existe la posibilidad de realizar pruebas de detección más avanzadas y personalizadas para pacientes más jóvenes. “Es realmente difícil evaluar a todos porque las tasas son bastante bajas en toda la población de personas menores de 45 años. Pero si puede perfilar el microbioma y tal vez realizar una evaluación específica en algunos pacientes que tenían un mayor riesgo en función de sus heces”, explica Kharofa.

Cualquier persona con síntomas debe ser evaluada por un médico, incluso si es más joven, recuerda Kharofa. Los síntomas del cáncer colorrectal incluyen sangrado rectal o sangre en las heces; malestar abdominal persistente, que incluye gases, distensión abdominal, plenitud o calambres; diarrea, estreñimiento o sensación de que el intestino no se vacía por completo; pérdida de peso desconocida; fatiga y vómitos.