Nueva ofensiva vía decreto contra la Sanidad privada

El Gobierno ultima el cambio en la normativa para que cruzar datos sanitarios sea tarea imposible

Tarjetas sanitarias
Tarjetas sanitarias

Tener una base nacional con los datos sanitarios actualizados de los españoles, estén donde estén, será cada vez más difícil. El Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (Fundación IDIS) denuncia que el Gobierno plantea la reforma del Real Decreto 1093/2010 por el que se aprueba el conjunto mínimo de datos de los informes clínicos en el Sistema Nacional de Salud, sin tener en cuenta la directiva europea que se refiere a la integración de los datos públicos y privados; por ello, la Fundación IDIS –entidad constituida por la mayoría de las empresas sanitarias de titularidad privada– ha elaborado un informe en el que manifiesta «su contrariedad al no haber sido recabada la opinión de los operadores del sector sanitario privado, del que son usuarios de forma voluntaria casi 10 millones de españoles».

Y constata que «a pesar de que en el proceso de consulta se indica que se recabará la opinión de las organizaciones más representativas potencialmente afectadas, la realidad es que no se ha producido ese acercamiento al sector sanitario privado».

La asistencia y consulta de datos sanitarios cuando los españoles viajan por el extranjero también se ve entorpecida por las normativas del Ejecutivo de Pedro Sánchez. IDIS explica que el Real Decreto 1093/2010, por el que se aprueba el conjunto mínimo de datos de los informes clínicos en el Sistema Nacional de Salud que el Gobierno ha propuesto modificar, no adapta el ordenamiento español a la Directiva europea 2011/24/UE del Parlamento Europeo relativa a la aplicación de los derechos de los pacientes en la asistencia sanitaria transfronteriza. «El Gobierno pretende hacer una reforma sin tener en cuenta al sector sanitario privado, lo cual va en contra del espíritu y de la directiva europea. Es el único país europeo en el que existe una estigmatización del sector sanitario privado, al cual, una vez más, no se le tiene en cuenta. En el resto de países la asistencia privada está integrada sin ningún tipo de discriminación de los pacientes-usuarios», remacha.

El presidente de la Fundación IDIS, Juan Abarca, advierte de que «utilizar a estas alturas un argumento tan falaz y ofensivo contra un sector empresarial después de lo que hemos vivido en la pandemia y lo que se ha demostrado que aporta la Sanidad Privada, para que el sistema sanitario público - cuya responsabilidad en última instancia es del mismo gobierno-, pueda atender la demanda sanitaria de la población, es para mandar a su casa directamente a más de algún asesor».