Detectan el primer caso de Covid-19 transmitido por un gato

El felino contagió a la veterinaria que le hizo las pruebas

Gato
Gato FOTO: Dreamstime Dreamstime

Un equipo de investigadores de Tailandia ha publicado un estudio en el que certifica la transmisión, por primera vez, del virus que causa la Covid-19 de un gato a una persona. En concreto, se trata de una veterinaria a la que el felino estornudó en la cara.

Los científicos que han analizado este contagio aseguran que los resultados de la investigación “son convincentes” y se muestran sorprendidos de que se haya tardado tanto en establecer que la transmisión puede ocurrir, dada la escala de la pandemia, la capacidad del virus para saltar entre especies animales y el contacto cercano entre gatos y personas.

“Desde hace dos años sabíamos que esta era una posibilidad”, asegura Angela Bosco-Lauth, investigadora de enfermedades infecciosas en la Universidad Estatal de Colorado en Fort Collins, en declaraciones a la revista Nature.

Varios estudios a principios de la pandemia encontraron que los gatos pueden desprender partículas de virus infecciosas y pueden infectar a otros gatos. Hasta la fecha, se habían constatado infecciones con este virus en gatos domésticos, pero jamás se había podido comprobar que el virus tuviera la capacidad de saltar de un gato a una persona o de un individuo al gato.

El nuevo hallazgo, publicado en la revista Emerging Infectious Diseases, se produjo “por accidente”, explica el coautor del estudio Sarunyou Chusr e nvestigador de enfermedades infecciosas y médico de la Universidad Prince of Songkla en Hat Yai, al sur de Tailandia.

Todo ocurrió en agosto, cuando un padre y un hijo que dieron positivo por SARS-CoV-2 fueron trasladados al área de aislamiento del citado hospital. Su gato doméstico, al que una veterinaria le estaba tomando una muestra, estornudó en la cara de la profesional, que llevaba mascarilla y guantes, pero no protección para los ojos.

El animal dio positivo en coronavirus y tres días después, la doctora desarrolló fiebre, resfriado y tos.

La profesional se contagió, pero ninguno de sus contactos cercanos desarrolló la enfermedad, lo que sugiere, según el estudio, que el gato la habría infectado.

Además, el análisis genético confirmó que la veterinaria estaba infectada con la misma variante que el gato y sus dueños, y que las secuencias genómicas virales eran idénticas.

Ahora, el gato se suma a las especies que pueden actuar como vehículo transmisor de la Covid en humanos. Otros animales sospechosos de infectar a las personas incluyen visones de granja en Europa y América del Norte, hámsteres domésticos en Hong Kong y venados salvajes de cola blanca en Canadá.

No obstante. los expertos señalan que el riesgo es muy bajo. “Los humanos siguen siendo claramente la principal fuente del virus”, concluye Bosco-Lauth.