La ola de calor asfixia a todo el planeta

Reino Unido bate récords y Francia, Italia y Bélgica superan los 40ºC

Un hombre se refresca en una fuente de Londres
Un hombre se refresca en una fuente de Londres FOTO: Europa Press/Contacto/Vuk Valcic Europa Press/Contacto/Vuk Valcic

Las altas temperaturas baten récords en todo el planeta, nadie se libra de esta ola de calor extrema. En Francia, por ejemplo se registraron temperaturas de 41 grados en París. La ciudad se encuentra en alerta naranja s y las autoridades municipales han lanzado avisos y han puesto en marcha una serie de medidas para prevenir riesgos entre la población. Con 41 grados, 15 por encima de la temperatura máxima media de julio, la capital francesa vive una agresiva canícula que dificulta la vida a parisinos y turistas. Se trata de una temperatura cercana al récord de 42,9 grados que se estableció durante la ola de calor de 2019.

En Bélgica se rozaron los 40 grados, especialmente en zonas de la frontera con Francia donde varias ciudades y regiones colindantes se vieron ayer obligadas a tomar medidas extraordinarias para afrontar las altas temperaturas. El Real Instituto de Meteorología (RIM) activó su máximo código, de color rojo, en esas zonas del sur del país, mientras que en el resto, incluida la capital, Bruselas, la alerta no subió de naranja, la segunda en su escala.

Mientras tanto, Reino Unido superó ayer por primera vez los 40 grados centígrados, en lo que fue hasta ahora la jornada más calurosa jamás registrada. El termómetro marcó los 40,2 grados en el aeropuerto de Heathrow, al oeste de Londres, después de que la localidad de Charlwood, en el oeste de la capital, registrara los 39,1. Hasta ayer, el último récord que había registrado el Reino Unido fue en Cambridge en 2019, cuando el mercurio subió hasta los 38,7 grados. Los expertos adelantan que las temperaturas pueden llegar a los 42 grados.

También Italia arde debido a la ola de calor imperante que está dejando máximas de hasta 42 grados en el centro y norte del país, donde los incendios se propagan por la falta de lluvias y la peor sequía en décadas.

Al otro lado del Atlántico la situación no es mucho mejor. Estados Unidos registró ayer temperaturas por encima de los 34 grados Celsius de costa a costa, y de hasta 44 grados en el sur y centro del país. Los meteorólogos han pronosticado temperaturas por encima de los 38 grados en las planicies centrales y del sur, incluido el suroeste y áreas del interior de California. En Oklahoma City se espera que la temperatura alcance cerca de 44 grados, una marca sin precedentes.