España se calcina: 193.247 hectáreas en siete meses

Es el país europeo con peores datos de incendios, el 0,38% del territorio está afectado. Galicia, Aragón y Castilla y León continúan ardiendo

Los incendios han arrasado en España en lo que va de año 193.247 hectáreas forestales, con lo que en poco más de seis meses y medio se han superado las cifras de todo 2012, año en el que ardieron el récord de 189.376 hectáreas, según datos del organismo europeo EFFIS recogidos por Efe. El Sistema Europeo de Información sobre Incendios Forestales usa pasa sus estimaciones satelitales de Copernicus, y en sólo 24 horas los datos correspondientes a España se han incrementado en 11.000 hectáreas, pues los registros hasta ayer arrojaban 182.497 calcinadas. Hay que tener en cuenta que, además, continúan avanzando incendios de grandes dimensiones en Carballeda de Valdeorras y Folgoso, en Galicia, Ateca (Zaragoza) o Cebreros (Ávila).

Precisamente, el fuego de este último enclave de Castilla y León se ha convertido en uno de los más devastadores. El director técnico de extinción del fuego de Cebreros, Ángel Iglesias, calificó el incendio de «absolutamente impredecible» por los cambios en la dirección del viento y ha estimado que ya son 4.000 las hectáreas quemadas. «El viento está haciendo de las tácticas un laberinto para la gente y para las estrategias de qué hacer, porque tan pronto va en una dirección como en otra», declaró el experto a los periodistas de Efe desplazados en la zona. «Nos está obligando constantemente a modificar estrategias y a desplazar medios de unos sitios a otros», lamentó Iglesias, que estima que en la última jornada han aumentado en 500 hectáreas la superficie quemada.

En relación a los incendios en Galicia, el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, aseguró que en torno al 90% de las personas que fueron evacuadas por los incendios, que afectan con especial intensidad a las zonas de Folgoso do Courel y Valdeorras, han podido regresar a sus viviendas. Además, Rueda constató que la situación de los incendios es «francamente mejor» en esta jornada (en referencia al día de ayer), aún con «toda la prudencia», puesto que se espera que de nuevo suban las temperaturas.

Sin embargo, la desolación también llega cuando las personas desalojadas regresan a sus hogares. Aquellos que en Zamora tuvieron que salir corriendo ante la llegada del fuego, mostraban ayer su desolación. «He llorado al ver todo quemado», confesó una de las vecinas del incendio forestal de Losacio.

En este sentido, la conselleira de Medio Ambiente, Territorio e Videnda, Ángeles Vázquez, aseguró que el objetivo de la Xunta es «simplificar y ser ágiles» en las ayudas para aquellos que han visto afectadas sus viviendas por los incendios o que incluso las han perdido. «Trabajamos toda la vida para tener un hogar y muchas veces, también a destajo, para tener una segunda residencia. Por otra parte, hay gente que puede estar realojada en casa de familiares que no pueda estar más tiempo y estaríamos en disposición de ayudarlos económicamente para sufragar el tiempo que estén en un hostal o un hotel», aseveró Vázquez.

Nuevos focos

Sobre el fuego que arrasa el monte aragonés, que ya ha calcinado 14.000 hectáreas y obligado a desalojar seis localidades de la Comarca de Calatayud, el presidente del Gobierno de Aragón, manifestó que «hacer pronósticos es temerario por no decir imposible, la situación es grave, muy preocupante y desde los poderes públicos se está respondiendo de manera adecuada y creo que lo fundamental es la preservación de la seguridad de las personas» Este incendio ha obligado a unas 1.700 personas a abandonar sus casas. De estos vecinos, unos 270 están alojados en instalaciones públicas.

Según los datos de EFFIS recabados por Efe, España es el país europeo más afectado por los incendios en lo que va de año, con el 0,38 por ciento del territorio nacional; seguido de Rumanía (149.264 hectáreas), Portugal (46.593), Francia (39.904 hectáreas), Croacia (30.889 hectáreas) e Italia (25.103 hectáreas).

Las cifras arrojadas por EFFIS superan ampliamente a las aportadas por el Gobierno español, que, basándose en datos de las comunidades autónomas, ha cifrado en 70.000 las hectáreas arrasadas hasta el pasado día 10, con lo que no contempla los incendios de los últimos días. «La campaña pinta muy mal. Según estamos, los datos probablemente igualarán e incluso superarán a los de 2012, sobre todo porque a corto plazo no se prevén lluvias», aseguró o a Efe el capitán Roberto García, analista de riesgos naturales de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Ante esta oleada inédita de incendios, la Unidad Militar de Emergencias (UME) cuenta con un total de 651 efectivos desplegados en la lucha contra los incendios que asolan varios puntos de España, como los declarados en Galicia, distintas provincias de Castilla y León, Guadalajara o Zaragoza. Mientras, siguen apareciendo nuevos focos en diferentes puntos del país. Ayer, a última hora el Gobierno de Aragón informó de dos nuevos fuegos en el término municipal oscense de Bonansa.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su visita a la zona afectada por el incendio de Ateca
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su visita a la zona afectada por el incendio de Ateca FOTO: Fabián Simón Europa Press

«La emergencia climática es una realidad»

Pedro Sánchez visitó ayer un paraje situado entre los municipios de Ateca y Moros, en la Comarca Comunidad de Calatayud, después de que el fuego alcanzara unas proporciones, que llevaron a movilizar más recursos y a desalojar las localidades de Villalengua y Moros, propagándose durante la noche y teniendo que desalojar también las localidades de Alhama de Aragón, Castejón de las Armas, Bubierca, así como la residencia de mayores de Villarroya de la Sierra. El presidente del Gobierno prometió recuperar los daños causados por el incendio forestal que ya ha arrasado ya 14.000 hectáreas de monte y recordó que son muchos «los que se están jugando la vida en primera línea para proteger a los vecinos de las localidades afectadas».

También invitó a reflexionar sobre la emergencia climática, indicando que hasta este mes de julio han ardido en España más de 70.000 hectáreas de terreno, el doble que en cada año de los últimos dos lustros, y este año ya se han contabilizado 11 grandes incendios, casi el doble que en la última década, a lo que se suman las dos olas de calor registradas en las cuatro últimas semanas, con temperaturas superiores a los 40 grados de día y a los 25 de noche, con suelos silvestres a más de 30 grados, datos que los científicos preveían para 2050 y que se producen este año, 2022. «La emergencia climática es una realidad, el cambio climático mata personas, es letal para nuestros ecosistemas y plantea un desafío a las personas», aseveró.