Los jóvenes apuestan por el voluntariado

Fundación Mutua Madrileña premia las mejores iniciativas puestas en marcha por los universitarios

Construyendo puentes,
iniciativa premiada por
Fundación Mutua
Construyendo puentes, iniciativa premiada por Fundación Mutua FOTO: Recurso Construyendo puentes, iniciativa premiada por Fundación Mutua

Los voluntariados ocupan parte de la vida de más de 2,7 millones de personas en España. Un 30% de quienes lo llevan a cabo son jóvenes de entre 14 y 35 años, según los datos del Observatorio de Voluntariado. Para reconocer y poner en valor esta labor solidaria de los jóvenes, la Fundación Mutua Madrileña lanzó hace diez años los Premios al Voluntariado Solidario.

Como cada 12 de agosto, hoy se celebra el Día Internacional de la Juventud, una fecha promovida por la Organización de Naciones Unidas (ONU) en 1999, y en ella la Fundación Mutua quiere rendir homenaje a las nuevas generaciones uniendo presente, futuro y labor social.

La ausencia de cargas familiares, económicas y la disponibilidad de tiempo libre con la que la mayoría de los jóvenes cuentan, unidas a la ambición por su crecimiento personal, descubrir mundo y ayudar a terminar con la desigualdad está haciendo que prácticas como el voluntariado se extiendan.

La pandemia ha cambiado la perspectiva de los jóvenes, potenciando valores como el altruismo y la solidaridad: «Las nuevas generaciones están más concienciadas con las necesidades que las rodean, más comprometidas con las injusticias y más sensibilizadas con las desigualdades», declara la psicóloga Sara Gómez, recordando el camino que recorren estos principios inculcados en la infancia, apuntalados en la adolescencia y fortalecidos durante la vida adulta.

La universidad parece ser el momento perfecto para realizar un voluntariado: sin imposiciones y con ambiciones. Un punto de inflexión en la vida de las personas. Las universidades españolas impulsaron durante el curso pasado más de 1.800 iniciativas de voluntariado que contaron con la colaboración de más de 10.500 alumnos, según el IX Estudio sobre Voluntariado Universitario llevado a cabo por la Fundación Mutua Madrileña.

¿Por qué ser voluntario?

Son muchas las personas que, en algún momento de su carrera profesional, han querido viajar a otro lado del mundo con el mero fin de ayudar. Aunque en ocasiones la situación personal no lo permita, las experiencias y los puntos a favor de quien lo realiza son altamente positivos. Independientemente de si el voluntariado está relacionado con los intereses profesionales, impulsa las reconocidas como «soft skills» –o habilidades blandas–, muy reconocidas en los datos curriculares y académicos.

Más allá de lo técnico, asegura Gómez, estas competencias «hablan de nuestra personalidad, de la forma de relacionarnos y de cómo afrontamos la vida y las dificultades», cotizando valores como la responsabilidad, la empatía, la escucha, la resolución de problemas, la capacidad de liderazgo, el sacrificio, el compromiso, la creatividad e, incluso, la autoestima.

La celebración de la X edición de los Premios al Voluntariado Universitario tiene como fin promover y reconocer esta actividad entre los jóvenes, así como apoyar económicamente el desarrollo de los mejores proyectos para la mejora en la vida de un colectivo en situación de necesidad.

Uno de los proyectos premiados en la pasada edición fue «Construtendo puentes», una iniciativa cuyo fin es ofrecer atención integral a refugiadas embarazadas que viven junto a sus familias en un centro de acogida de Atenas. Marushia Monroy, madrileña de 23 años, consiguió hacerse con el primer galardón gracias al trabajo de su equipo en colaboración con la ONG AIRE. «Toda esta aventura me ha hecho sentir tan feliz que recomiendo a todos los estudiantes que se hagan voluntarios de proyectos que disfruten y en los que puedan ofrecer sus conocimientos», confiesa Marushia, que decidió unirse al proyecto durante el verano de 2021.

Generación concienciada

Otro de los protagonistas fue «Tetuán Desperdicio 0», en el que participa Laura Nicolás, una iniciativa de Refood España que tiene como objetivo ayudar a los vecinos más vulnerables del barrio madrileño de Tetuán a través de comida que les donan los comercios y bares de la zona. «Somos una generación bastante concienciada y la pandemia nos ha posicionado en una situación de vulnerabilidad generalizada que en muchos casos ha resultado en un aumento de la empatía», asegura la premiada. Por ello, Laura y sus compañeros deposita mucha confianza en los jóvenes para transformar esa realidad menos amable: «Hemos llegado a ser 80 voluntarios, de los cuales un 60% somos estudiantes o recién graduados», relata.

Aun sin viajar, son muchas las formas de colaborar: desde donativos económicos, materiales hasta educando sin aportar dinero. Aunque existe un dato indispensable que la psicóloga Sara Gómez no puede pasar por alto: «Encontrar una causa que te emocione y con la que te sientas identificado».

Fundación Mutua Madrileña dota los premios con 35.000 euros distribuidos en seis galardones: 10.000 euros para el primer premio y 5.000 para los otros cinco proyectos finalistas. ¿Cuáles son los requisitos? Acciones vinculadas a entidades sin ánimo de lucro en las que colaboren un mínimo de tres alumnos, y ayuden a cualquier colectivo en situación de necesidad. Si quieres participar, el plazo para la presentación de candidaturas estará abierto hasta el próximo 31 de octubre.