Esta es la mejor forma de tomar una pastilla para que haga efecto más rápido

Investigadores de la Universidad Johns Hopkins explican cómo la asimetría del estómago provoca que la postura influya en el tiempo de absorción del medicamento

FOTO: MLADEN ZIVKOVIC/ ISTOK MLADEN ZIVKOVIC/ ISTOK

Cuando nos duele cabeza y buscamos un analgésico, probablemente no pensamos en que la postura de nuestro cuerpo al ingerir la pastilla puede influir en la velocidad en la que el organismo absorbe el medicamento. Ahora, nuevo estudio de la prestigiosa Universidad Johns Hopkins revela cuál es la mejor manera de tomar una pastilla para que surta efecto con mayor rapidez. El trabajo se ha publicado recientemente en la revista Physics of Fluids.

Los hallazgos se basan en lo que se cree que es el primer modelo que simula la mecánica de disolución de fármacos en el estómago humano. “Nos sorprendió mucho que la postura tuviera un efecto tan importante en la velocidad de disolución de una píldora”, dijo el autor principal del estudio Rajat Mittal, ingeniero de Johns Hopkins y experto en dinámica de fluidos. “Nunca pensé si lo estaba haciendo bien o mal, pero ahora definitivamente lo pensaré cada vez que tome una pastilla”.

Cuál es la mejor posición

En los últimos años se han creado modelos para representar el funcionamiento de varios órganos importantes, en particular el corazón. El modelo desarrollado por el equipo, llamado StomachSim, parece ser uno de los primeros en poder realizar una simulación realista del estómago humano. Al combinar la física con la biomecánica y la mecánica de fluidos, StomachSim imita lo que sucede dentro de un estómago mientras digiere alimentos o, en este caso, medicamentos.

Una vez desarrollado, el equipo probó cuatro posturas en las que se podría ingerir una píldora. de pie, recostado sobre el lado derecho, sobre el izquierdo o inclinado hacia atrás.

Las simulaciones mostraron que tomar pastillas mientras estaba acostado sobre el lado derecho fue, con mucho, lo mejor, ya que envió las pastillas a la parte más profunda del estómago para lograr una tasa de disolución 2,3 veces más rápida que incluso en una postura erguida.

Los científicos se sorprendieron mucho al descubrir que si una pastilla tarda 10 minutos en disolverse en el lado derecho, podría tardar 23 minutos en disolverse en una postura erguida y más de 100 minutos en el lado izquierdo.

Acostarse sobre el lado izquierdo fue, por mucho, la peor alternativa. Estar de pie fue una segunda opción decente, empatada en efectividad con acostarse hacia atrás.

El equipo también tuvo en cuenta al realizar las simulaciones, los estómagos de personas que sufren cuadros
como gastroparesia, trastorno que no permite que este se vacíe de manera adecuada. Es una enfermedad recurrente en quienes padecen otras afecciones como Parkinson o diabetes. Descubrieron que el impacto de la enfermedad estomacal en la disolución del fármaco fue similar al de la postura, lo que subraya cuán significativa es la diferencia que hace la postura.

“Para las personas mayores, sedentarias o postradas en cama, si giran hacia la izquierda o hacia la derecha puede tener un gran impacto”, concluyó Mittal. .