Deportes

¿Quieres tener un vientre plano? Este es el mejor ejercicio para lograrlo

Una persona puede ser delgada... y aun así, tener barriga. Esto sucede porque los músculos del abdomen profundo no son lo suficientemente fuertes

Es frecuente cometer el error de pensar que lo único que necesitamos para tener un vientre plano es adelgazar. Pero si queremos tener una buena figura, también necesitamos desarrollar músculo
Es frecuente cometer el error de pensar que lo único que necesitamos para tener un vientre plano es adelgazar. Pero si queremos tener una buena figura, también necesitamos desarrollar músculo

Es frecuente cometer el error de pensar que lo único que necesitamos para tener un vientre plano es adelgazar... y punto. Es decir, mantener un déficit calórico durante el tiempo necesario para que perdamos toda la grasa que nos sobra. Sin embargo, esto no es ni remotamente cierto. Si queremos tener una buena figura, necesitamos desarrollar músculo. Y da igual si somos hombres o mujeres... todos “necesitamos” una musculatura fuerte y equilibrada.

La grasa en la barriga no sólo es negativa a nivel estético, el verdadero problema es que tiene consecuencias negativas para la salud.
La grasa en la barriga no sólo es negativa a nivel estético, el verdadero problema es que tiene consecuencias negativas para la salud. FOTO: UNSPLASH

Evidentemente, los gustos estéticos de nuestra cultura dictan algunas diferencias entre el “cuerpo perfecto“ masculino y el femenino. Por ejemplo, las mujeres necesitarán desarrollar mucho menos volumen que los varones y -además- este se debe concentrar mucho más en el tren inferior (lo contrario de lo que ocurre en el caso de los hombres). No obstante, hay algunos problemas estéticos a los que nos enfrentamos hombres y mujeres por igual. Y uno de los más molestos es la barriga.

Una persona puede ser delgada y tener los abdominales marcados... y aun así, tener un vientre prominente. Esta situación se da porque los músculos del abdomen profundo no son lo suficientemente fuertes. A esta zona también se la conoce como “músculo transverso abdominal” o “faja abdominal”; que es un grupo muscular que comienza en el hueso púbico y se extiende a lo largo del torso, insertándose entre la quinta a la séptima costilla.

El músculo más importante de los que componen la faja abdominal es el recto abdominal, que está flanqueado -a su vez- por los oblicuos internos y externos; que ayudan al recto abdominal a mantener la estabilidad y a rotar el torso. Entonces, la selección de ejercicios que debemos incluir en nuestra rutina para fortalecer los músculos internos de nuestro abdomen, deberá -necesariamente- ir ligado a la activación de estos grupos musculares. Y no hay un ejercicio que realice un trabajo tan profundo en la musculatura interna del abdomen como los abdominales hipopresivos.

¿Qué son los abdominales hipopresivos?

Con este ejercicio activaremos y reforzaremos -de golpe- todas las fibras del interior de nuestro vientre. A este ejercicio también se le conoce como “vacíos abdominales”, precisamente porque consisten en vaciar el estómago de aire; haciendo que el ombligo se acerque lo máximo posible a la columna vertebral. Es un ejercicio que no necesita ningún tipo de equipamiento. Así que se puede realizar en cualquier momento y el cualquier lugar.

Eso sí, es importante recordar que el resultado de los abdominales hipopresivos por sí solos será incompleto... y que necesitará ser complementado con otros ejercicios que activen la parte externa del abdomen. Así, mientras que con uno se gana masa muscular y se facilita la aparición de la llamada “tableta de chocolate”, el otro tonificará y reducirá el contorno de la cintura. Para cumplir este cometido, nuestra recomendación será siempre realizar “planchas”.

Los abdominales hipopresivos son únicos a la hora de fortalecer los músculos internos del abdomen | Fuente: Dreamstime
Los abdominales hipopresivos son únicos a la hora de fortalecer los músculos internos del abdomen | Fuente: Dreamstime FOTO: Dreamstime Dreamstime

Entre los muchos beneficios que tiene incluir en la rutina los abdominales hipopresivos no sólo está el ya mencionado aplanamiento y tonificación del vientre; sino que también nos ayudará a corregir la postura, a mejorar el equilibrio, a regular el estrés y la ansiedad, dificultará la aparición de hernias y lumbalgias, fortalecerá el suelo pélvico y ayudará a controlar la incontinencia urinaria.