El PSOE propone ataúdes de cartón y vestir a los difuntos con textiles naturales para minimizar el impacto ambiental

Los socialistas también abogan por sacar los crematorios de los núcleos urbanos y evitar el tratamiento de tanatopraxia

Una operaria transporta un ataúd
Una operaria transporta un ataúd FOTO: Brais Lorenzo EFE

El PSOE quiere minimizar el impacto ambiental y para ello, ha registrado una proposición no de ley para su debate en la Comisión de Transición Ecológica y Reto Demográfico del Congreso sobre la salud de los hornos crematorios. Entre sus propuestas están, por ejemplo, la utilización de ataúdes de cartón ondulado o de otros materiales vegetales distintos a la madera, vestir al difunto con ropa de fibra textil natural o que los nuevos crematorios se ubiquen fuera del los núcleos urbanos.

En su iniciativa, a la que ha tenido acceso Ep, el grupo socialista argumenta que numerosos estudios advierten de que la incineración de cadáveres humanos produce emisiones contaminantes peligrosas para la salud. Detallan que en nuestro país no existe una norma que impida que estas instalaciones se sitúen en los cascos urbanos o en zonas próximas a ellos. La legislación vigente, señalan, ya obliga a los titulares de estos servicios a realizar controles y a disponer de los equipos de filtración necesarios para reducir la carta de tóxicos de sus emisiones. Sin embargo, apuntan, “no siempre se aplican las mejores técnicas disponibles de descontaminación, especialmente en las instalaciones antiguas”.

Por ello, quieren que el Congreso inste al Gobierno a coordinarse con las autonomía para impulsar una ordenación de la actividad de cremación de cadáveres que vele por la protección tanto de la salud como del medio ambiente. Así, los socialistas plantean que, para los crematorios ya existentes, se incrementen los controles de las emisiones y, para los de nueva creación piden que se ubiquen en suelos de clasificación industrial.

Tanto para los crematorios que ya funcionan como para los que se instalen en el futuro, reclaman “mejores prácticas y tecnologías existentes para reducir al máximo las emisiones contaminantes”. Tal y como indican, éstas serían: la utilización de ataúdes de cartón ondulado o de otros materiales vegetales distintos a la madera, vestir al difunto con ropa de fibra téxtil natural, evitar tratamiento de tanatopraxia. “Con estas actuaciones se podrían eliminar los componentes sintéticos volátiles que habitualmente componen los féretros convencionales y las ropas sintéticas, así como el formaldehído y otros líquidos de conservación tóxicos”, argumentan los socialistas.