Motor

Tres productos de higiene para arreglar arañazos en el coche

Algunos roces en nuestro vehículo pueden tener fácil solución con elementos básicos

Cuidar del coche es una obsesión para algunas personas. Todos conocemos a alguien que trata a su vehículo como si fuese un hijo mimando hasta el último detalle su adquisición durante el tiempo que dure. Incluso, ciertos usuarios llegan a adquirir toques extraños con una especie de obsesión hacia el estado del coche.

Escuchar un golpecito y parar rápidamente o bajar del coche revisando todos los lados de este son solamente dos ejemplos de todo aquello que hacen los obsesionados con cuidar los vehículos. Por ello, algunos conocidos se toman a risa estos gestos aunque el cuidado suele ser habitual en todo el mundo para que el vehículo tenga una mejor vida.

Comprarse un coche supone en muchas ocasiones un paso que debe estar bien meditado. La adquisición de un vehículo nuevo o de segunda mano es un desembolso importante de dinero que suele causar distintos dilemas entre los interesados. La marca, el color o el motor son solamente algunas de las dudas a las que debemos hacer frente cuando nos planteamos comprar el vehículo que seguramente nos acompañe muchos años.

Existen cientos de marcas en el mercado que batallan día a día por ofrecer innovaciones que atraigan a nuevos compradores y los distingan del resto. Desde coches utilitarios a súper deportivos cada firma cuenta con sus rasgos característicos que tratan de parecer únicos a los ojos de los potenciales compradores. Por ello, existen auténticos fanáticos incluso de coches del día a día que compran a lo largo de toda su vida la misma marca debido a la relación establecida.

Tres trucos caseros contra los arañazos

Independientemente del sector en el que se encuentre nuestro coche el cuidado resulta clave para su funcionamiento. Por dentro y por fuera debemos vigilar y tratar bien el coche. incluso, su cuidado exterior contra pequeños arañazos se puede realizar con tres productos del hogar que repasamos a continuación.

La pasta de dientes es el primer elemento de esta lista. Gracias a sus propiedades podremos arreglar pequeños daños frotando suavemente con un cepillo ya usado. Así, se puede rellenar la diminuta grieta hasta prácticamente desaparecer.

La laca para el pelo también puede ser un gran aliado contra los arañazos. Este producto puede ser efectivo en pequeñas ralladuras si se aplica directamente y se frota con un paño de forma suave. A continuación, debemos pasar un paño húmedo que acabará por solucionar el problema.

El último producto solo debe aplicarse cuando el golpe o arañazo es prácticamente minúsculo. Hablamos del esmalte de uñas. Un color similar al del vehículo puede ser una solución aunque cabe destacar que resulta muy difícil y puede causar un estropicio.