MENÚ
martes 12 noviembre 2019
00:58
Actualizado

A un paso de los parches de corazón para curar la insuficiencia cardíaca

Han sido probados con éxito en conejos, por lo que los científicos esperan pronto pasar a ensayos en personas con corazones dañados

  • Parches de corazón cultivados a partir de células madre
    Parches de corazón cultivados a partir de células madre /

    Professor Sian Harding, del Imperial College London

Tiempo de lectura 4 min.

04 de junio de 2019. 11:16h

Comentada
Belén Tobalina 4/6/2019

Un equipo de investigadores financiados por la British Heart Foundation ha demostrado que los parches de corazones cultivados en laboratorio son seguros para pasar a ensayos en personas con corazones dañados después de sufrir un ataque cardíaco, según una investigación presentada en la Conferencia de la Sociedad Cardiovascular Británica (BCS)

Estos parches podrían en un futuro curar la insuficiencia cardíaca, que afecta a aproximadamente 920.000 personas en Reino Unido y está aumentando a medida que más personas sobreviven a un ataque cardíaco.

Los investigadores han desarrollado una forma de cultivar parches del tamaño de un pulgar de tejido cardíaco (3 cm x 2 cm) que contienen hasta 50 millones de células madre humanas; unas células que están programadas para convertirse en músculo cardíaco en funcionamiento que se puede ver “latir”. El objetivo a futuro es implantar uno o más parches en el corazón de alguien después de haber tenido un ataque cardíaco para limitar, e incluso revertir, la pérdida de la capacidad de bombeo del corazón.

Esto sería de gran ayuda, ya que durante un ataque cardíaco, el corazón carece de nutrientes vitales y oxígeno, por lo que se eliminan partes de músculo cardíaco. Esto debilita el corazón y puede eventualmente conducir a una insuficiencia cardíaca, que hace que aquellos que la sufren se les haga muy difícil tareas sencillas, como subir las escaleras o vestirse.

Son seguros en conejos

En este último estudio dirigido por el profesor Sian Harding, del Imperial College de Londres, se ha demostrado que estos parches son seguros en conejos y conducen a una mejora en la función del corazón después de un ataque al corazón. Después de un período de hasta 4 semanas, las exploraciones cardíacas detalladas mostraron que el ventrículo izquierdo del corazón (responsable de bombear la sangre hacia el cuerpo a través de la aorta) se estaba recuperando sin desarrollar ningún ritmo cardíaco anormal. Es importante destacar que los parches parecían estar alimentados por los vasos sanguíneos que crecen en ellos desde el corazón del receptor.

Los pasos futuros serán utilizar estos resultados para diseñar ensayos clínicos, primero para probar la seguridad y luego para ver si se pueden lograr niveles similares de reparación del corazón en las personas.

Una vez “cosidos” en su lugar, los parches están diseñados para soportar físicamente el músculo cardíaco dañado y ayudarlo a bombear de manera más eficiente, al tiempo que liberan sustancias químicas naturales que estimulan la reparación y regeneración de las células cardíacas. Se espera que los parches se incorporen al músculo cardíaco dañado y lo reparen.

Esta idea nació en respuesta a los resultados algo decepcionantes de todo el mundo cuando las células madre se inyectaron directamente en el músculo cardíaco dañado. Sin un 'parche' fijo, las células madre se eliminan rápidamente del corazón y no pueden causar niveles significativos de reparación. Esta tecnología, en cambio, crea parches que comienzan a latir espontáneamente después de tres días y comienzan a imitar el tejido del corazón maduro en un mes. Luego pueden implantarse en corazones dañados para ayudar a reparar el músculo y recuperar la función vital de bombeo del corazón.

Últimas noticias