Bienestar

Estudio

El aceite utilizado para cuidar la piel que también ayuda a perder peso

Un nuevo estudio encuentra que los polifenoles de esta planta tienen grandes beneficios sobre la obesidad

Perder peso nunca es sencillo. Sin embargo, hay algunas cosas que pueden sernos de utilidad | Fotografía de archivo
Perder peso nunca es sencillo. Sin embargo, hay algunas cosas que pueden sernos de utilidad | Fotografía de archivoFrédéric CirouGTRES

Todos hemos hemos escuchado hablar de las excelentes propiedades del aceite de rosa mosqueta para el cuidado de la piel. Se trata de un producto 100% natural utilizado en cosmética por sus enormes beneficios, ya que es rico en ácidos grasos y lípidos, como omega 3 y omega 6, así como en vitaminas C, E y A. Es un gran aliado para cuidar cicatrices, dado su efecto reparador; o simplemente para hidratar la piel o controlar el envejecimiento de la misma. Hasta ahora, el uso de la rosa mosqueta entre la población se había reducido eminentemente al ámbito dermatológico. Sin embargo, una nuevo estudio plantea que esta planta podría tener grandes beneficios sobre la obesidad.

Investigadores de la Universidad Real Instituto de Tecnología de Melbourne (RMIT), en Australia, han demostrado que los antioxidantes de la rosa mosqueta tienen propiedades contra la enfermedad que podrían ayudar a encontrar alternativas alimentarias a los medicamentos actuales para controlar el peso. Los métodos actuales de control de la obesidad se centran en los cambios en el estilo de vida y la medicación. Si bien los fármacos son efectivos, también pueden tener efectos secundarios negativos, como presión arterial alta o afectar el riñón y el hígado. “Los extractos fenólicos de la rosa mosqueta podrían ayudar a crear un producto alimenticio saludable que sea efectivo para interferir con la formación de células grasas, pero que también evite los efectos secundarios negativos de algunos medicamentos”, indica el profesor Benu Adhikari, miembro del Centro de Investigación e Innovación alimentaria del RMIT.

El trabajo, publicado en el International Journal of Food Science and Technology, investigó cómo los compuestos antioxidantes (extractos fenólicos) y el ácido orgánico (ácido hidroxicítrico) obtenidos de la robusta rosa mosqueta ('Hibiscus sabdariffa'), podrían inhibir la formación de células grasas. Cuando el cuerpo tiene un exceso de ingesta de grasas, la grasa se puede depositar en la célula, lo que las convierte en células grasas llamadas adipocitos. Los adipocitos son vitales para regular los niveles de energía y azúcar del cuerpo. Sin embargo, cuando la ingesta de energía excede el gasto, puede hacer que las células grasas crezcan tanto en tamaño como en número, lo que contribuye a la obesidad.

Los investigadores trataron por separado las células madre humanas con extractos fenólicos y ácido hidroxicítrico antes de convertirlas en células grasas. Mientras que las células tratadas con ácido hidroxicítrico no mostraron cambios en el contenido de grasa de los adipocitos, las células tratadas con extractos fenólicos tenían un 95% menos de grasa en comparación con las células de control. La investigación, dirigida por la doctoranda Manisha Singh, es la primera de su tipo en utilizar células adiposas humanas para evaluar los efectos de los extractos fenólicos y el ácido hidroxicítrico de la rosa mosqueta.

La Dra. Thilini Thrimawithana, de la Facultad de Ciencias de la Salud y Biomédicas, explica que hay un interés creciente en investigar cómo los compuestos ricos en antioxidantes, llamados polifenoles, podrían algún día ayudar a controlar enfermedades como la obesidad para evitar los efectos secundarios de medicamentos. Los polifenoles se encuentran en fuentes alimenticias como verduras y frutas. Cuando se consumen, los antioxidantes eliminan la oxidación que se forma en nuestro cuerpo, lo que puede ayudar a retrasar el envejecimiento y prevenir enfermedades.

El equipo de Singh también encontró que los polifenoles de rosa mosqueta tenían propiedades inhibidoras de las enzimas digestivas similares a las de algunos medicamentos para el control de la obesidad. Los polifenoles inhiben la enzima digestiva llamada lipasa. Esta enzima ayuda a descomponer las grasas en pequeñas fracciones para que el cuerpo las absorba a través del intestino. El exceso de grasas se transforma en células adiposas. Al inhibir la enzima lipasa, la grasa no se puede absorber, por lo que pasa a través del colon como desecho. “Debido a que estos compuestos polifenólicos se derivan de plantas y se pueden consumir, los efectos secundarios deberían ser menores o nulos”, afirma Singh.

Los investigadores planean encapsular los extractos fenólicos para utilizarlos en productos alimenticios saludables. Dicen que podrían convertirse en pequeñas perlas y utilizarse para preparar una bebida refrescante. "Los extractos fenólicos se oxidan fácilmente, por lo que la encapsulación no solo prolonga su vida útil, sino que también nos permite controlar cómo el cuerpo los libera y los absorbe”, dijo Adhikari."Si no encapsulamos el extracto, podría descomponerse en el estómago antes de que podamos obtener sus beneficios", concluye.