«Aprendes a superar temores»

José María, «Chema», sujeta el saco a Camino, su alumna
José María, «Chema», sujeta el saco a Camino, su alumna

Profesor y alumno cara a cara. Jose María Rodríguez entrena desde hace un año a Camino, de 19 años. Los dos comentan la irrupción de las mujeres en el boxeo.

–Chema: ¿Por qué elegiste este deporte?

–Camino: Estaba cansada de las máquinas del gimnasio y quería probar algo nuevo. Me lo tomé como un reto. Lo estuve meditando, porque iba a ir sola.

–Chema: ¿Y qué tal?

–Camino: Me daba un poco de respeto. «¿Qué pensarán de mí los chicos del gimnasio?, me dije. Pero ahora estoy muy bien con ellos. De hecho, me gusta entrenar con ellos, estar sola, que no haya otras chicas (risas). A ellos les da igual que seas una mujer. Te cuidan. No estoy a su nivel, pero te cuidan. Estoy muy cómoda con ellos.

–Chema: ¿Influyó algo en tu decisión? Filmes, anuncios...

–Camino: Las modelos suben vídeos... aunque todas están demasiado maquilladas para estar boxeando (risas). Los anuncios, también.

–Chema: ¿Te sienta bien?

–Camino: A nivel físico estoy más fuerte que antes, y eso que he practicado baloncesto y otros deportes. Aquí empecé una actividad desde cero, lo que es una verdadera cura de humildad (risas). Psíquicamente también me ha ayudado mucho. Suelto toda mi rabia, pero no contra los demás, sino trabajando en el entrenamiento. Aprendes a respetar al que tienes delante y a sobreponerte a ciertos temores, como esos días en que te toca prepararte con un chico que te impone por lo grande que es. Pero lo superas.

–Chema: Eres más segura.

–Camino: Aprendes a adaptarte al adversario, que es una parte difícil, a trabajar con unas condiciones de fatiga. Usas todo el cuerpo. Te obliga a controlar el cansancio y a superar los reveses físicos o psíquicos. Por eso me siento más segura ahora.

–Chema: ¿Y también te sirve para defenderte?

–Chema: Una vez se me cayó un bote de una estantería y, sin saber cómo, acabé en posición de guardia, de defensa. En otra ocasión, una amiga me tocó en el pantalón por detrás, y tuve exactamente ese mismo reflejo. En esas ocasiones me acordé del boxeo. Tengo los reflejos que me ha dado este deporte. Si alguna vez me encontrara en una situación así, sé que reaccionaría bien.

–Chema: ¿Tenías prejuicios?

–Camino: Sí, los mismos que todos, aunque la realidad es que luego no se han correspondido con la realidad. Estas ideas se caerían si la gente lo probara.