MENÚ
jueves 15 noviembre 2018
20:00
Actualizado
  • 1

El ámbar no cuenta toda la verdad del pasado

Un estudio cuestiona el rigor de la información que se extrae de los insectos prehistóricos atrapados en ámbar

  • Una mosca de hace 40 millones de años encapsulada en ámbar/AP
    Una mosca de hace 40 millones de años encapsulada en ámbar/AP
Barcelona.

Tiempo de lectura 4 min.

09 de mayo de 2018. 07:00h

Comentada
S.V.  Barcelona. 9/5/2018

Los insectos atrapados en ámbar hace miles de años no cuentan toda la verdad sobre cómo eran y qué ocurría en los bosques de la prehistoria, según un estudio llevado a cabo por ocho investigadores españoles, alemanes y norteamericanos, informa Efe.

Aunque para los científicos las resinas fósiles (ámbar), capaces de conservar insectos atrapados en épocas remotas, son una ventana abierta para descubrir la biodiversidad del planeta hace millones de años, el estudio, que publica la revista «Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS)», ha vertido ciertas dudas sobre su rigor.

La investigación ha concluido que las piezas de ámbar no pueden representar la complejidad de la comunidad de artrópodos de los bosques del pasado.

El estudio ha sido llevado a cabo en los bosques de Madagascar por ocho investigadores de España, Alemania y Estados Unidos, entre ellos Xavier Delclòs, de la Facultad de Ciencias de la Tierra y del Instituto de Investigación de la Biodiversidad de la Universidad de Barcelona; Mónica M. Solórzano, del Instituto de Investigación Senckenberg de Frankfurt (Alemania), y Enrique Peñalver, del Instituto Geológico y Minero de España (IGME).

El equipo científico se trasladó a estudiar sobre el terreno en Madagascar el proceso de captura de artrópodos por gotas de resina de la planta Hymenaea verrucosa, una angiosperma leguminosa resinífera de los bosques de las tierras bajas de Madagascar.

Solórzano ha explicado que «la conservación en ámbar de restos de plantas y de artrópodos, principalmente insectos y arañas, es única, y en algunas ocasiones podemos encontrar incluso los artrópodos interactuando entre ellos o mostrando uno de sus comportamientos vitales fosilizado».

Pero, según reconoce Enrique Peñalver (IGME), «siempre se ha sospechado que lo que vemos es muy incompleto para reconstruir aquellas especies y sus características ecológicas: intentar averiguarlo con datos rigurosos nos impulsó a viajar a Madagascar».

Según Delclòs, «no fue fácil encontrar las áreas con árboles resiníferos para recolectar resina llena de organismos atrapados y poner diferentes tipos de trampas de insectos».

«Al llegar a los bosques malgaches -ha añadido Delclòs-, fue emocionante observar el mismo proceso que tuvo lugar en la República Dominicana y México entre 15 y 22 millones de años atrás. Perdidos en Madagascar, pudimos ver las primeras fases del origen de una materia de valor gemológico que contiene muchos datos científicos sobre la evolución de los artrópodos».

Desde 2013, este equipo científico recoge en Madagascar muestras de resina y captura insectos, arácnidos, miriápodos y crustáceos.

En total, han obtenido una colección de unos 20.000 ejemplares de artrópodos de los bosques malgaches para compararlos con los que la resina había atrapado. EFE

Últimas noticias