Los creadores del microscopio electrónico, premio Fundación BBVA

Los físicos alemanes Maximilian Haider, Harald Rose y Knut Urban
Los físicos alemanes Maximilian Haider, Harald Rose y Knut Urban

Durante cinco décadas, los estudios sobre la óptica electrónica no lograron ningún avance. La comunidad científica creía haber perdido la fe ante la imposibilidad de mejorar la percepción microscópica.

Durante cinco décadas, los estudios sobre la óptica electrónica no lograron ningún avance. La comunidad científica creía haber perdido la fe ante la imposibilidad de mejorar la percepción microscópica. Hasta que en el año 1990 Maximilian Haider, Herald Rose y Knut Urban (el primero austriaco y los otros dos alemanes) comienzan a trabajar conjuntamente en un proyecto. Hoy han sido reconocidos con el premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento (en colaboración con CSIC) en la categoría de Ciencias Básicas.

Tal y como informa el acta del premio, Haider, Rose y Urban han obtenido el mismo por «aumentar de forma exponencial el poder de resolución del microscopio electrónico al desarrollar una óptica electrónica que ha supuesto un avance que ofrece precisión subatómica». Esta lente permite observar la materia a tamaño de un micrómetro (100 veces inferior a un átomo), y con ello, los científicos pueden ver la trayectoria que describe cada átomo y cómo éstos se relacionan entre sí. El instrumento ha producido un gran impacto para la física, la ciencia de los materiales, química molecular, catálisis y biología molecular.

El premio Nobel de Física y presidente del jurado, Theodor W. Hänsch, ha explicado cómo «hace apenas dos décadas la visión en microscopio parecía haber alcanzado su límite, pero los estudios que los premiados llevaron a cabo los diez años posteriores fueron clave». Pese a provenir de diversas instituciones y poseer líneas de investigación distintas, la clave de su logro fue que los galardonados realizaron un trabajo en equipo; Rose aportó la parte teórica de la corrección de la aberración en la óptica electrónica, Haider realizó la implementación funcional y, con todo lo anterior, Uban desarrolló el primer microscopio. Instantes después de enterarse de había recibido galardón, Urban dijo que «el trabajo en equipo fue fundamental para el éxito que ambos tuvieron. Las agencias que nos otorgaron las ayudas económicas confiaron en que los tres podríamos desarrollar algo importante».

El profesor de investigación de la Universidad Politécnica de Valencia y secretario del jurado, Avelino Corma, expuso en la rueda de prensa de los premios que «España cuenta con dos de esos telescopios (uno situado en Zaragoza y otro en la Universidad Complutense de Madrid)» y que «están permitiendo un avance importante en el desarrollo de la materia». En la actualidad, los tres investigadores continúan desarrollando su lente: «Hemos constatado que estamos llegando a limitaciones físicas, pero seguimos trabajando en ello e intentamos limitar el efecto del ruido magnético. La aberración cromática es el siguiente paso, y requiere técnicas más complejas», aseguró Haider cuando se le preguntó sobre su próximo reto, instantes después de que recibieran el premio.