Un mono en el espacio

Irán anuncia ahora el lanzamiento de un cohete hace seis meses con un mono en su interior que ha logrado sobrevivir

Foto: Reuters
Foto: Reuters

El organismo espacial iraní aseguró ayer que lanzaron un mono a bordo de un cohete que recuerda a los primeros animales que EE UU y la antigua URSS pusieron en órbita a mediados de los 50 y 60.

Mientras Mahmud Ahmadineyad, el presidente iraní, amenaza cada cierto tiempo a los cinco continentes con sus pruebas de misiles atómicos, la última idea del Gobierno que dirige sorprende no por su amenaza, sino por la sensación de «déjà vu». El organismo espacial iraní aseguró ayer que lanzaron un mono a bordo de un cohete que recuerda a los primeros animales que EE UU y la antigua URSS pusieron en órbita a mediados de los 50 y 60. Así, Irán confirma el anuncio que realizó en agosto del año pasado, aunque no concretó el motivo de estas misiones. «Los primeros pasos ya se han dado. Gracias al fuerte apoyo ofrecido por el Gobierno, estamos desarrollando un programa para enviar seres vivos al espacio en dos o tres meses», explicó Hamid Fazeli, cabeza de la institución espacial árabe, en declaraciones que recogió la agencia oficial de noticias Mehr.

Siempre de acuerdo con la información que facilitan las fuentes oficiales y que, en esta ocasión, se ve completada con las imágenes que han facilitado, el cohete, de nombre «Pishgam», alcanzó una altura de 120 kilómetros y su lanzamiento fue todo «un éxito», ya que se envío a un ser vivo con una fisiología parecida a la del ser humano y sobrevivió. El proyecto incluyó el conjunto del motor del cohete, la plataforma de lanzamiento y las estaciones terrestres instaladas para establecer comunicación, además del «cargamento» del proyectil, que ha sido un mono. Este tipo de actividades alarman a la comunidad internacional por el uso de materiales vinculados con el desarrollo de misiles balísticos. En declaraciones que ha recogido la agencia local de noticias iraní Mehr, Fazeli explicó que el lanzamiento se enmarca en un ambicioso proyecto nacional que tiene como objetivo «poner en órbita a un hombre en un periodo que puede oscilar entre los cinco y los ocho años». Meses antes ya había anunciado la intención de los iraníes de enviar una nave tripulada en 2021, aunque no han especificado cuál sería el objetivo de esta futura misión. No es la primera vez que Irán envía pequeños animales fuera de la Tierra. Entre ellos, una rata, varias tortugas y algunos gusanos que, en 2010, salieron al espacio a bordo del cohete de experimentación «Kavoshgar-3».

Después del hito de julio de 1969, cuando Neil Armstrong pisó la Luna, los experimentos con animales se redujeron drásticamente. Es más, tan sólo se han mantenido proyectos con animales menores como caracoles, ranas e incluso medusas.