Amar rima con liderar

Algunos de los nuevos actores de la serie. De izda. a dcha., Alfonso Bassave, Ángela Cremonte, Belén López, Antonio Garrido y Mirian Arahuetes

Octubre de 1961, una época convulsa en la que algunos abandonan España en busca de nuevas oportunidades y otros vuelven del exilio causado por la Guerra Civil. En la famosa plaza de los Frutos se entrecruzan amores, deseos insatisfechos, dinero y poder. Después de una primera emisión plagada de grandes cifras, se inicia la segunda temporada –que ya se emite– de «Amar es para siempre», la ficción de Antena 3 que cuenta con los mejores datos en su franja y un elenco de personajes de hasta 28 componentes por el que han pasado los mejores intérpretes de nuestro país.

Sonia Martínez, directora de ficción de Antena 3, apuntó en la presentación los buenos resultados de la serie, que «con 170 capítulos consiguió en la anterior temporada un promedio de 13,3% de «share» y 1,6 millones de espectadores», logró así los mejores resultados de la franja de sobremesa desde 2006. Explicó además que «es enorme nuestro grado de satisfacción porque se trata de una franja muy complicada y es necesario un esfuerzo día a día». También destacó el trabajo de Diagonal TV para cambiar de cadena su producto, y el propio productor, Jaume Banacolocha, indicó que «nos ha costado esta adaptación a la audiencia», pero saben a ciencia cierta que los incondicionales recalan en la cadena de Atresmedia. Para Manel Cubedo, coordinador de guiones, la nueva temporada se trata de «un regalo» que viene muy bien envuelto. Fue el encargado de desentrañar las principales líneas argumentales de los personajes habituales de la serie –la cual gira alrededor del bar El Asturiano–, así como el de los nuevos fichajes.

Del total de 28 personajes que forman parte del reparto para esta nueva temporada, son 12 las incorporaciones entre las que destacan las de Alfonso Bassave, Asier Etxeandía, Ángela Cremonte, Antonio Garrido, Jaime Blanch o Jordi Rebellón. «Me gusta mucho hacer mi personaje porque no tiene nada que ver conmigo, y los malos malísimos siempre son muy divertidos», confiesa a LA RAZÓN el actor y presentador Antonio Garrido, recién salido de «Los protegidos» y que aquí se enfrenta a un auténtico reto al interpretar a un violento y narcisista Augusto Lloveras. «Es un personaje con un pasado muy oscuro. Lleva toda la vida haciendo negocios de dudosa reputación, saca el dinero con negocios sin escrúpulos, e incluso, si es necesario utilizar la fuerza y llegar a matar, es capaz de hacerlo», asegura Garrido, muy cómodo en su nuevo rol alejado de los concursos a los que asegura que, de momento, no tiene intención de volver porque «no hay programas para presentar. Los que hay tienen muy buenos conductores». Su personaje pondrá en danza a la protagonista principal sobre la que gira la trama central de la serie: Valeria. Ella se enamora perdidamente del hombre de su vida «días después de haberse comprometido con el hermano de este hombre. Deciden separarse y diez años después se vuelven a encontrar y una desgracia los vuelve a separar», adelantó Manel Cubedo.

Nuevos talentos

Esta gran escuela de actores incorpora también jóvenes valores que tienen la oportunidad de aprender de los mejores. Así, se integran en la serie personajes que interpretan a hijos de los protagonistas y les causan más de un dolor de cabeza por sus amoríos y el ímpetu de su edad. Tal es el caso de Alicia Sanz, Silvia Alonso, Bernabé Fernández y Elena Jiménez, que, nerviosos durante la presentación aseguran sentirse parte de la familia que forma el reparto de «Amar es para siempre».