Gran Bretaña multará con un 1,2 millones a los diarios que violen la intimidad

Los tres principales partidos de Reino Unido acordaron ayer un nuevo sistema para regular las prácticas de los medios de comunicación, en el punto de mira desde que estallase el escándalo de las escuchas ilegales orquestadas por el desaparecido «News of the World». El pacto establece multas de hasta 1,2 millones de euros y obliga a los periódicos a pedir perdón públicamente si incurren en algún abuso. Se trata de una regulación voluntaria, pero para incentivar su cumplimiento, los principales partidos han negociado un paquete de incentivos fiscales.

El juez Brian Leveson recomendó el año pasado la promulgación de una nueva ley que garantizase la autorregulación de la Prensa sin poner en peligro su libertad de expresión. Pero su informe no llegó a materializarse en nada, ya que, mientras que el primer ministro, David Cameron, se negaba a apostar por una nueva normativa, Nick Clegg, compañero de coalición, y Ed Miliband, jefe de la oposición, la veían necesaria. Finalmente, la fórmula de «decreto real» convenció ayer a todas las partes. El propio «premier» se mostró satisfecho por haber evitado una «ley de prensa» y Miliband destacó que el acuerdo garantiza la libertad de los medios y cumple con las reivindicaciones de las víctimas de las escuchas telefónicas.