Schulman y Joseph: los «C.S.I» del corazón

Max Joseph y Nev Schulman en una imagen de uno de los capítulos del «reality»
Max Joseph y Nev Schulman en una imagen de uno de los capítulos del «reality»

Una joven que mantiene una relación desde hace diez años, ¡diez!, con un chico con el que todavía no ha compartido algo tan cotidiano como dar un paseo y siempre le pone una excusa para quedar; un muchacho herido de amor después de enterarse de que la mujer de la que se ha enamorado a través de un chat, y a la que no conoce en persona, es en realidad un transexual; mujeres y hombres que inician una relación virtual que se alarga en el tiempo mientras uno de los dos salvaguarda su verdadera identidad detrás de la pantalla del ordenador... Un gesto tan aparentemente inocente como conectarse a internet, entrar en una página de contactos o iniciar un cortejo en Facebook y Twitter puede provocar más de un terremoto emocional que erosione la autoestima del más pintado. Ésa es la materia prima de «Catfish, mentiras en la red», un «reality» que hoy se emite en horario «prime time» en MTV España, en el que Nev Schulman y Max Joseph, los «C.S.I.» del corazón, utilizan técnicas detectivescas y la última tecnología para manejarse entre las borrascas y las tormentas sentimentales que se desarrollan en el ciberespacio con el fin de anclar a sus protagonistas en una realidad que no es tan idílica. O sí.

«Estamos viviendo buena parte de nuestras vidas en la red, por lo que es evidente que hay muchas historias como éstas. Es el programa perfecto para esta época. Lo milagroso es que nadie hasta ahora nadie ha creado uno así», dice Max Joseph, creador y presentador del «reality» en declaraciones facilitadas por la cadena. En Estados Unidos no faltaron espectadores, especialmente entre los más jóvenes, que se sintieron identificados con el contenido. En su primera temporada logró una audiencia que superó los tres millones de espectadores, lo que le garantizó una segunda temporada y ya está firmada una tercera. En MTV España no pueden estar más satisfechos con las cifras que arroja su emisión. Es uno de los espacios más vistos de la cadena. La segunda temporada, actualmente en emisión, tiene una media de 204.000 espectadores y un «share» del 1 por ciento. Su impacto en las redes sociales es significativo, con 5 «trending topics» nacionales y más de 20.000 comentarios en Twitter.

«Es un programa que coquetea con el morbo en sus contenidos, pero también cumple con una labor de servicio público, ya que denuncia y alerta sobre las malas prácticas en la red», explica Álvaro de la Torre, profesor de Escritura para los Medios de Comunicación de la Universidad San Pablo (CEU). No en vano, «Catfish, mentiras en la red», ofrece algunas pistas a la audiencia que esté dispuesta a entablar contacto sin tacto en internet. Como explica Nev Schulman, el productor ejecutivo del «reality»: «En Facebook, por ejemplo, hay que contrastar el perfil de la persona con la que se está ''saliendo''. Si tiene pocos amigos, menos de cien, hay que estar alerta porque, o bien es nuevo, o ha creado una cuenta falsa para interactuar contigo o con otras personas a las que ha engañado anteriormente».

El programa nació con polémica, ya que muchos le acusaron de que las personas que salían no eran reales o, cuanto menos, seguían un guión, algo que desnaturalizaba al «reality». Álvaro de la Torre cree que esta crítica no tiene mucho fundamento de base: «Que se haga un guión no quiere decir que un ''reality'' sea una ficción. Evidentemente tiene que haber una buena trama y ahí es fundamental el proceso de casting. La personalidad y el carácter de los protagonistas es fundamental para que triunfe un espacio de estas características. Lo que sí es denunciable es que se utilice a actores profesionales en este formato».

El título del programa, «Catfish», hace referencia a aquellas personas que se dedican a crear perfiles falsos o que pretenden suplantar la identidad de otros en Facebook y Twitter. Este fenómeno ha traspasado las fronteras estadounidenses y ha calado entre los espectadores españoles. En la página web de MTV España se recogen testimonios de chicos y chicas de nuestro país que están pasando por un trance similar. «Desde luego lo que no se puede obviar es que el impacto de ''Catfish, mentiras en la red'' también es consecuencia de que está en la cadena indicada como MTV, volcada con la audiencia joven», concluye De la Torre.