Cuarenta de condena, veinticinco de prisión

Bretón, condenado a 20 años de cárcel por el asesinato de cada hijo. Indemnizará a Ruth Ortiz con 500.000 euros y a Interior con 137.335

José Bretón ha sido condenado a 40 años de prisión por el asesinato de sus dos hijos, Ruth y José, de 6 y 2 años, respectivamente, el 8 de octubre de 2011 en Córdoba.

Sus dos sollozos sin lágrimas durante su testimonio no le sirvieron de nada. Sus mentiras, sus intentos de manipulación durante el juicio tampoco. José Bretón fue ayer condenado a 40 años de prisión por el asesinato de sus dos hijos el pasado 8 de octubre de 2011. Tras tres días de deliberación el jurado popular compuesto por siete mujeres y dos hombres emitió por unanimidad un veredicto de culpabilidad condenándole a lo que la Fiscalía y la acusación particular pedían: 20 años de prisión por el asesinato de cada hijo. Además, Bretón tendrá que indemnizar con 500.000 euros a Ruth Ortiz, la madre de Ruth y José, de 6 y 2 años, con 137.335 euros al Ministerio del Interior por la llamada que hizo para denunciar la desaparición de sus hijos, a pesar de saber su trágico paradero, y con 22.567 euros al Ayuntamiento de Córboda. Un trágico desenlace que Bretón premeditó después de que su entonces mujer le comunicara en septiembre que quería divorciarse. En concreto, la sentencia afirma que «el acusado concibió la idea de dar muerte a los niños –sus hijos–, como venganza contra su esposa, dada su negativa a aceptar pacíficamente la ruptura matrimonial, su personalidad refractaria a la frustración y su carácter rencoroso».

Pero, ¿cuántos años estará en prisión? «Aunque la condena sea de 40 años, cumplirá en este caso un máximo de 25 años tal y como establece el artículo 76 del Código Penal», explica María Vanesa Benito Martín, experta en Derecho Penitenciario y miembro del despacho de abogados Pamos de la Hoz. «Para conseguir el tercer grado, la semilibertad –prosigue–, se puede dar en la primera semana porque la ley no establece mínimo de años. De hecho, recientemente he conseguido que concedan este tercer grado a los tres meses que un cliente mío condenado a siete años ha estado en prisión. Si bien, por costumbre el tercer grado se da a la mitad de la condena; es decir, en este caso a Bretón se la podrían dar a los 20 años». «Y la libertad condicional se da a partir de que el condenado ha cumplido tres cuartas partes de la condena y se puede adelantar a las dos terceras partes siempre que el prisionero repare el daño causado. Es decir, abonando la indemnización impuesta en la sentencia, o comprometiéndose a pagarla de forma fragmentada, de modo que si un mes no la abona volvería a la cárcel», añade la experta en Derecho Penitenciario.

«Pero lo cierto es que serán menos años. Cuando lleve un tercio de su condena, a los 10 años, se le aplicarían fines de semana libres... finalmente cumplirá entre 15 y 20 años», explica el abogado Joaquín Moeckel. De modo que Bretón podría salir antes de cumplir 20 años de prisión, de ser sólo 15 ni el pequeño José habría cumplido la mayoría de edad.

Ahora bien, como el juez, a petición de la Fiscalía, ha incluido en la sentencia que Bretón no pueda acceder al tercer grado hasta el cumplimiento de la mitad de la pena impuesta, podría no salir tan pronto. «En mi opinión a los siete u ochos años ya tendría la posibilidad teórica de conseguir permisos. Y el tercer grado antes de los 20 años, pero como muy pocas veces se ha limitado el tercer grado en una condena, algo que está fuera de la competencia del Tribunal, pues podría ser más tiempo», asegura el abogado penalista y presidente de la Asociación Española de Abogados Penalistas, Luis Romero.

Cuando salga, no podrá acercarse a Ruth ni a su familia en un radio de 1km. Además, la sentencia le impide establecer comunicación alguna con ellos durante 42 años.

Pero antes, a su abogado le queda la posibilidad de apelar y hará uso de ella. «Tenemos tiempo para apelar hasta el 5 de septiembre», dice José María Sánchez de Puerta tras insistir en que su cliente es inocente: «¿Cómo se lo va a tomar? Le han condenado a 40 años siendo inocente». En concreto, tiene dos posibles recursos. «Tiene diez días para apelar al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía y si la desestiman, tiene la posibilidad de recurrir al Supremo», explica Benito. De modo que podrían transcurrir varios meses hasta que la sentencia fuera firme. De ahí que la Fiscalía vaya a pedir ampliar la prisión preventiva a Bretón, que se le agota el próximo octubre.

Un juez concienzudo y claro

El presidente de sala Pedro Vela quería dejar todos los cabos atados con el fin de zanjar el caso de Bretón, que ya forma parte de la historia negra de Córdoba. De ahí que haya incidido en que «sin género de dudas» los huesos analizados son de naturaleza humana. Además, es «absolutamente descartable» que la Policía u otra persona «dispusiera de unos huesos quemados» con el fin de cambiarlos y manipular las pruebas. Y ha calificado de «irrespetuoso» el rumor que pronunció la perito policial Josefina Lamas durante su declaración: «los huesos se habían ido de copas».

Pedirán prorrogar la condena preventiva

La Fiscalía de Córdoba pedirá que se prorrogue la prisión preventiva a José Bretón hasta que la sentencia sea firme. El fiscal jefe de Córdoba, José Antonio Martín-Caro, ha explicado que la prisión preventiva de Bretón concluye el próximo mes de octubre. Lo más normal es que para esa fecha los dos posibles recursos que interponga la defensa contra la sentencia no se hayan resuelto, por lo que, para «dar tranquilidad», la Fiscalía solicitará que se prorrogue la prisión preventiva hasta la mitad de la pena impuesta. Martín-Caro ha dicho que la condena a Bretón es «justa, concienzuda y muy bien elaborada».