Detenida una mujer por matar a su madre con un hacha en Vizcaya

La mujer de 56 años que presuntamente ha matado a su madre, de 83, a hachazos en Muxika (Vizcaya) estaba en tratamiento por depresión, tras haber sufrido en los últimos años el suicidio de su hermano, la muerte de su padre y un divorcio, informó hoy a Efe un vecino de esta localidad que conocía a la familia.

El crimen cometido en la noche de ayer por esta mujer, que ha sido detenida por la Ertzaintza, ha causado una gran conmoción en este municipio vizcaíno de 1.550 habitantes, donde la familia había residido siempre en el caserío Solai, localizado junto a la ermita de San Román, en un barrio rural de varios caseríos.

La madre, "muy calladita de puertas para afuera", según el mismo residente, se desplazaba con ayuda de un taca-taca, con el que los vecinos la veían caminar en el exterior de su casa, donde vivía junto a su hija.

Aunque esta familia era muy conocida en el municipio, ni la madre ni su hija hacían apenas en los últimos años vida social con el resto de los residentes, según el mismo vecino, que ha preferido ocultar su identidad.

Durante esta mañana, allegados de la víctima han acudido al caserío familiar y se han mostrado "muy conmocionados por lo ocurrido".

"En el pueblo, todos estamos muy asustados, porque nadie podía imaginar que podría ocurrir algo así. Sabíamos que la mujer acudía al médico y que recibía tratamiento por depresión, pero nunca pudimos pensar que podría llegar a hacer algo así", ha lamentado.

Hacia las diez menos veinte de la noche de ayer, la supuesta autora del crimen llamó al teléfono de emergencias 112 para informar de que había matado a su madre.

Patrullas de la Ertzaintza y una ambulancia medicalizada se desplazaron al lugar y localizaron a la víctima todavía con vida.

La mujer fue atendida por los sanitarios, pero poco después falleció debido a la gravedad de sus lesiones.

La presunta homicida fue detenida por los agentes en el lugar de los hechos y trasladada a dependencias policiales, mientras el cadáver fue conducido al servicio de patología forense de Bilbao para la realización de la correspondiente autopsia.

Los agentes encargados del caso investigan las circunstancias en las que se produjo este suceso.