Detenidos los componentes de un grupo por incitar a la violencia contra discapacitados

La Policía detuvo al grupo musical PEM por incitar al odio contra personas con discapacidad. Sus integrantes y los que subieron el vídeo, en libertad con cargos

«Quiero matar inválidos, quiero matar inválidos, total no valen para nada, como su nombre indica». Así arranca la canción que tiene por título la primera frase por la que a los dos integrantes del grupo PEM (Puta España Musical) «se les detuvo y se les tomó declaración», explicó ayer Roberto Fernández, inspector Jefe del Cuerpo Nacional de la Policía y Jefe de la Sección de Redes de la Brigada Central de Investigación Tecnológica.

Ambos jóvenes, de Madrid y Vigo, están acusados de un presunto delito de incitación al odio y la violencia. También fueron imputados por el mismo delito de odio otros dos sujetos (uno de ellos de Benidorm) que fueron los que subieron los vídeos a la red.

No tenían antecedentes

«A los cuatro jóvenes –de 21, 23, 26 y 37 años– se les tomó declaración y quedaron en libertad con cargos pendientes de juicio», aseguró el inspector jefe de la Policía. «Ninguno de ellos tenía antecedentes», añadió.

Los hechos, de los que informó ayer la Policía Nacional, se remontan a verano de 2014. «Nos avisaron por las redes de una canción en la que se metían con las personas ciegas y con discapacidad. Avisamos a la Policía de este caso y después pusimos la denuncia», explicaron desde la ONCE.

El grupo responsable del tema musical investigado ha publicado en Youtube un total de «30 vídeos de similar contenido en los que vejaba e insultaba de manera constante a personas con diferentes tipos de discapacidad, a quienes hacían merecedores de agresiones físicas, tratos inhumanos e incluso la muerte», afirmaron desde la Policía.

¿Una sátira?

De hecho ayer, la mayoría de los vídeos de este grupo ya no se podían ver en Youtube. Sin embargo, sí podía escucharse la canción de la polémica a través de al menos un perfil de Facebook, y lo cierto es que antes de empezar la canción los jóvenes denuncian «los recortes en Educación, Seguridad Social y que también se han quitado las ayudas a los inválidos».

Es lo que seguramente los jóvenes habrán utilizado a su favor ante el juez. De hecho, ayer sus amigos y seguidores aseguraban a través de las redes sociales que esta canción no es una muestra de odio hacia un colectivo, sino que «es una sátira y una crítica social», que es lo que «hace siempre este grupo» y que «no se está respetando la libertad de expresión». También afirmaban que por este caso sólo tuvieron «una citación judicial hace meses y que el caso quedó archivado». Este periódico trató de ponerse en contacto con los componentes del grupo PEM y éstos rechazaron hacer algún comentario de momento al respecto.

En cuanto a si el caso quedó o no archivado, este extremo no pudo ser confirmado, ahora bien desde la ONCE, que son los que pusieron la denuncia, aseguraron que al menos a ellos «no se nos ha notificado nada después de nuestra denuncia».

El detalle

«Errebe» y «Josefino», los autores de lo que llaman «humor negro»

Dos jóvenes integran el grupo PEM. A la izquierda su portada «Holocausto Tántrico», un disco compuesto por «Me gusta ser Nazi, Somos como esos pederastas, Pederastia Clerical o el Vals de Aznar y Gadafi», entre otros títulos. En la contraportada del mismo se ve a sus componentes «Errebe» y «Josefino», disfrazados como un guiño a sus letras que ellos consideran humor negro.