MENÚ
miércoles 16 enero 2019
08:08
Actualizado

Diez años para revolucionar el automóvil

Los coches autónomos son el futuro, pero los expertos advierten que aún falta regular el sector de forma «inteligente»

  • Diez años para revolucionar el automóvil

Tiempo de lectura 2 min.

27 de junio de 2018. 00:43h

Comentada
27/6/2018

El futuro de la industria del automóvil dará un giro de 180 grados en la próxima década, sobre todo para dejar paso a la gran revolución que ya pugna por hacerse hueco: los vehículos autónomos y conectados. Esa es la conclusión principal que arrojó el encuentro de expertos del sector que se celebró ayer en la sede madrileña de la Deusto Business School, un acto que organizó Mapfre junto a la institución académica. Representantes de entidades de la talla de Google, Renault, Cabify o Blablacar no perdieron la oportunidad de dar su punto de vista sobre el tema.

«Perdemos más de cuatro días al año por culpa del tráfico, por no hablar de los accidentes y las emisiones de dióxido de carbono que conlleva el exceso de vehículos». Con ese dato abrió su intervención Mariano Silveyra, Regional Manager de Cabify en Europa. Por ello, el representante de la plataforma que facilita a los usuario compartir vehículo para desplazamientos de media y larga distancia apunta a que el futuro es «colaborativo», y que en ningún caso el taxi queda fuera de esa ecuación. «En tres de cada cuatro viajes solo va una persona en el interior del vehículo», recordó.

José Manuel Inchausti, CEO del área territorial Mapfre Iberia, subrayó que los coches autónomos también provocarán cambios en el mundo de los seguros: «La responsabilidad se trasladará del conductor al fabricante» y también añadió que un reto importante para la compañía será la gestión de «grandes flotas».

Sin embargo, la mayoría coincidió en apuntar que aún es necesario crear un marco legislativo adaptado a los nuevos tiempos, y todos recordaron debe hacerse con «flexibilidad e inteligencia». Esas leyes deberán enfocarse sobre todo a la correcta gestión de la gran cantidad de datos que generarán las máquinas.

«Los coches autónomos son las máquinas más complejas de la historia», explicó Álex Rayón, vicedecano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Deusto, en referencia a un estudio publicado por expertos del Instituto Tecnológico de Massachusetts. Rayón también recordó que el rol pasivo que adoptarán los conductores de vehículos autónomos permitirá a las empresas que generan contenido explorar nuevas formas de ocio: «Será personalizado y se adaptará a la duración del viaje», precisó.

Últimas noticias