¿Dónde está el límite?

La Razón
La RazónLa Razón

- ¿Con esta iniciativa se fomenta la igualdad o se coarta la libertad?

–La iniciativa coarta la libertad. Más allá de exigir respeto a unas normas básicas de convivencia y comportamiento, no se puede imponer a los alumnos cómo tienen que jugar, dónde y a qué. Eso es totalitarismo y no tiene nada que ver con la prevención de la violencia de género.

- ¿Los niños arrinconan a las niñas en el patio del colegio?

–La violencia y el acoso escolar entre niños existe desgraciadamente en la sociedad y hay que erradicarla con pedagogía, vigilancia, normas de comportamiento y sanciones proporcionadas si fuera necesario. Esto no justifica imponer una ideología que pretende cambiar la escuela entera para que niños y niñas dejen de jugar y divertirse como lo que son en función de su naturaleza, edad e inquietudes.

- ¿Cómo ha resultado la implantación de esta medida en otras comunidades autónomas?

–En otras comunidades existen recomendaciones, planes de convivencia, etc. Andalucía tiene una asignatura optativa de Género y Cambio social y una enorme obsesión por reeducar a los niños y a las niñas supuestamente contra prejuicios sexistas pero no tiene un plan tan concreto como este. Habrá que ver los resultados en estos centros del País Vasco pero sin enfoques ideológicos poco objetivos.

- ¿Las representaciones gráficas en los libros de hombres y mujeres fomentan la desigualdad?

–En España hace tiempo que no existe la censura de libros de texto. Otra cosa es que tengan que adaptarse a la legislación educativa vigente y a la edad de sus destinatarios. La legislación educativa ya insiste como tema transversal en la necesidad de fomentar la igualdad entre hombres y mujeres en la educación; basta con unas recomendaciones recordándoselo a las editoriales. Traspasar el límite imponiendo colores, tipo o número de imágenes es censura y totalitarismo.

*Presidente de Profesionales por la Ética