Medicamentos

La EMA revisa uno de los antibióticos más vendidos del mundo

Las resistencias bacterianas aumentan en la Unión Europea frente a los medicamentos que contienen azitromicina

Medicamentos
MedicamentosEuropa Press

El Comité de Medicamentos de Uso Humano (CHMP, por sus siglas en inglés) de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), ha anunciado que ha iniciado una revisión de los medicamentos que contienen azitromicina. Este antibiótico, cuyo desarrollo culminó en 1980 por un equipo de investigadores de la empresa Pliva en Zagreb, se convirtió en un pilar esencial en la lucha contra múltiples infecciones bacterianas. Ahora, cuatro décadas después, el fármaco, uno de los más vendidos del mundo, se enfrenta a la amenaza de la resistencia bacteriana. "La resistencia a los antimicrobianos (RAM) contra la azitromicina está aumentando en la Unión Europea. Por lo tanto, y en vista del amplio uso de estos medicamentos, se considera justificada una reevaluación de los beneficios y riesgos de la azitromicina en sus múltiples usos autorizados para optimizar su uso y minimizar el riesgo nuevas resistencias", publica la EMA en un comunicado.

La azitromicina es un antibiótico que se utiliza para tratar infecciones torácicas graves, como las neumonías y la tuberculosis resistente a los medicamentos, el tracoma -una causa frecuente de ceguera que se puede prevenir-, las infecciones sinusales, la enfermedad de Lyme, las infecciones cutáneas y algunas infecciones de transmisión sexual como la clamidia. El principal problema es que se hace un uso indebido y excesivo del fármaco. "Muchos medicamentos que contienen azitromicina se utilizan desde hace décadas y fueron autorizados mediante procedimientos nacionales en la UE. Esto ha dado lugar a grandes diferencias en la información del producto en cuanto a las indicaciones, la dosis y duración del tratamiento y la información de seguridad relevante. Estas diferencias pueden entrar en conflicto con el uso racional de antibióticos y pueden resultar en un mayor desarrollo de resistencia a los antimicrobianos a la azitromicina", añade la agencia. Por tanto, la EMA revisará toda la información disponible sobre los beneficios y riesgos de la azitromicina y considerará si es necesario realizar algún cambio en sus usos aprobados en los Estados miembros.

La resistencia a los antimicrobianos se produce cuando bacterias, virus, hongos y parásitos dejan de responder a los principios activos, o agentes antimicrobianos, de los medicamentos utilizados para tratarlos. Cuando los antibióticos y otros agentes antimicrobianos dejan de ser eficaces, las infecciones se vuelven difíciles o imposibles de tratar, lo que aumenta el riesgo de propagación de la enfermedad, de enfermedades graves y de muerte. La RAM contribuye a casi 5 millones de muertes humanas al año sólo por infecciones bacterianas. Esto, "unido a la escasa inversión en investigación y desarrollo de nuevos antimicrobianos", ha llevado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a señalar la RAM como una de las 10 principales amenazas para la salud pública mundial a las que se enfrenta la humanidad. Por ello, el organismo ha señalado recientemente que "existe una necesidad urgente de reforzar la gobernanza y el liderazgo en los países" para detener la resistencia a los antimicrobianos, por lo que considera que es imprescindible "un apoyo financiero y técnico adicional para que los países elaboren, prioricen, apliquen y supervisen sus planes".