Flores y un poema, en recuerdo de los holandeses asesinados en Murcia

Un ramillete de adelfas algo estropeado por el sol, una pequeña nota manuscrita y un poema en holandés han sido colocados en el huerto de Murcia en el que fueron enterrados la exjugadora de voleibol Ingrid Visser y su novio, Lodewijk Severein.

"Cuando tu vida era hermosa, cuando miras hacia atrás a una existencia rica, cuando ha llegado el momento de irte de aquí, cuando tu última sonrisa aún me calienta, entonces sabrás que tú en el amor serás abrazada", según la traducción al español de la poesía elegida, al parecer, por una familiar de Ingrid para despedirse de ella.

El poema está atado al improvisado ramo, junto al mensaje "Mis recuerdos más amorosos", sobre la tierra aún removida en la que fueron enterrados los cuerpos.

En Alquerías, una pedanía de huerta de Murcia, la policía encontró en la noche del pasado domingo los cadáveres de Ingrid y Ludewijk, asesinados en una casa rural de Molina de Segura.

La familia directa de esta pareja aguarda desde Holanda noticias de la policía y la embajada para repatriar los cadáveres, aunque algunos allegados se encuentran en Murcia y mantienen el contacto diario con los investigadores.