MENÚ
miércoles 20 marzo 2019
16:03
Actualizado

Frank Tallis, psicólogo clínico: “Elegimos parejas con nuestro mismo atractivo físico”

En “El romántico incurable”, este psicólogo clínico repasa doce casos extremos de deseo y locura con los que tuvo que lidiar durante sus años como terapeuta

  • Frank Tallis
    Frank Tallis

Tiempo de lectura más de 10 min.

15 de marzo de 2019. 08:00h

Comentada
Macarena Gutiérrez 15/3/2019

Si no está seguro de cómo anda de atractivo, eche un vistazo a quien duerme a su lado. Dice Frank Tallis (Londres, 1958) que elegimos parejas a la altura de nuestro aspecto físico y que, por muy sofisticados que nos creamos, seguimos guiándonos por el instinto sexual. Igual que hace miles de años. En “El romántico incurable” (Ático de los Libros), este psicólogo clínico repasa doce casos extremos de deseo y locura con los que tuvo que lidiar durante sus años como terapeuta. Ninguno escapamos a cierto grado de enajenación mental cuando nos enamoramos, apunta Tallis, para quien la clave de toda pareja feliz radica en el manejo de las distancias. No tanto lo cerca que queramos estar como lo lejos que podamos permanecer manteniéndonos unidos.

- ¿El amor puede ser catalogado de enfermedad mental?

- La ciencia demuestra que es una emoción muy fuerte que recuerda a una enfermedad mental. El escáner cerebral de alguien enamorado es muy similar al de un enfermo mental o con una adicción grave. Tendemos a minusvalorarlo, como si no tuviera consecuencias para la salud mental de la persona. Enamorarse es una experiencia muy intensa que muchas veces lleva a serios cambios en el comportamiento.

- En el libro describe el caso de una mujer casada y muy seria que perdió la cabeza por su dentista debido al síndrome de Clérambault.

- Es un delirio amoroso. La persona que lo sufre está segura de lo que piensa su enamorado, que suele ser un extraño o alguien a quien apenas conoce. Creen que la única manera que tiene el amado de ser feliz es estar con ellos y que les corresponde ciegamente. No tienen ninguna base real y niegan la enorme evidencia en contra.

- ¿No cree en el amor a primera vista?

- Mucha gente lo experimenta e, incluso, construye una relación estable y duradera. Sin embargo, hay que aclarar que no tiene nada de mágico o místico. La explicación científica es que se produce una fortísima atracción sexual.

- Woody Allen dice que las mujeres aprendemos a sentirnos atraídas por los hombres que amamos y que los hombres aprenden a amar a las mujeres que desean.

- Hay algo de verdad en eso porque los hombres tienden a basar su atracción en la sexualidad y las mujeres en otros factores de más amplio espectro. Su atracción es más sofisticada y se centra en otros elementos de la persona. Dicho esto, ambos sexos están muy interesados en la apariencia física.

- Usted asegura que elegimos parejas con nuestro mismo atractivo, pero estamos más acostumbrados a ver a mujeres despampanantes con hombres normalitos que al revés.

- La evidencia es sobrecogedora. Si miras a tu alrededor, las parejas están compensadas. Todo el mundo trata de encontrar la mejor pareja posible, nadie quiere acabar con alguien menos atractivo. Cuando la desigualdad se da en el hombre éste suele contar con un elevado estatus económico. Es como un intercambio de atractivo por seguridad, dinero y poder. Aún vivimos en una sociedad en la que las mujeres tienen menos poder, pero en el futuro según se irá corrigiendo esta brecha, veremos a mujeres mayores y poderosas del brazo de hombres más jóvenes.

- Resulta un poco desalentador que el físico juegue un papel tan rotundo.

- Con la edad esto cambia. La belleza sigue siendo importante, aunque la elección se vuelve menos rígida. Nos gusta pensar que elegimos pareja por la inteligencia o la capacidad de escucha, pero la verdad es que lo que manda es la atracción sexual. Sobre todo en el mundo occidental, donde valoramos por encima de todo la individualidad, la libertad de elección. Una vez que decae el magnetismo sexual, si no hay nada más, la pareja no se mantiene unida. Esto explica la altísima tasa de divorcios en Occidente.

- ¿A otras sociedades les va mejor?

- Los matrimonios arreglados en Asia a menudo tienen más éxito que los nuestros porque están basados en algo más que en el físico. Los casamenteros se aseguran de que existan intereses comunes, una personalidad similar, familias de la misma extracción social... Compatibilidad, al fin y al cabo.

- Si sabemos que la atracción sexual no garantiza nada, ¿por qué seguimos tropezando en la misma piedra?

- Precisamente por eso mismo el amor ha sido descrito como una forma de locura. La mayoría toma una de las decisiones más importantes de su vida de forma irracional. Saben que hará falta mucho más que atracción para que un matrimonio funcione, pero esa es la naturaleza intrínseca del romance. Si alguien es guapo, automáticamente le adjudicamos otras virtudes, como la bondad o el sentido del humor. Es lo que en psicología llamamos el “efecto halo”. Y al contrario ocurre igual. Es como funciona el cerebro humano.

- ¿Usted cree que el amor romántico es esencial para el alma humana?

- Las ideas puramente románticas son dañinas porque generan falsas expectativas que conducen, irremediablemente, a la decepción. El concepto de media naranja o de destino no es realista. Somos humanos, imperfectos, y cuando te enamoras has de hacerlo también de una persona de carne y hueso. Sin embargo, es verdad que mantener una relación íntima con otra persona es esencial para alcanzar la felicidad para la gran mayoría de la gente.

- ¿Qué requisitos debe tener un amor sano?

- El psicólogo Robert Sternberg dice que el “amor consumado”, que es el amor verdadero y exitoso, tiene tres patas: pasión, intimidad y compromiso. O, lo que es lo mismo, atracción sexual, comunicación y determinación de atravesar unidos los momentos difíciles. Este es el tipo de relación realista y sana al que debemos aspirar.

- En su libro habla de una pareja que se mantuvo unida 50 años gracias al sexo.

- Era un caso muy interesante porque lo que suele pasar es lo contrario. Con el tiempo, vas teniendo menos sexo y te interesa más la comunicación, las experiencias comunes, el apoyo mutuo... En este caso, en cambio, por la razón que sea, fueron capaces de practicar sexo de forma intensa durante 50 años y eso les bastaba. Es normal que al principio de la relación solo quieras practicar sexo todo el rato antes que dormir, comer, o cualquier otra cosa. Pero incluso la gente joven al cabo de uno o dos años encuentra otras cosas en la relación que también les hacen sentir bien. Tendemos a creer que para que una relación sea exitosa debe tener las tres patas, pero si puedes mantener la intensidad sexual de las primeras semanas quizá sea todo lo que necesitas, como la pareja del libro. Pero es rarísimo.

- ¿De qué forma le ha cambiado su trabajo su visión del amor?

- Durante miles de años los poetas han descrito el amor con una forma de locura, pero hasta que no empecé a ver pacientes no me di cuenta de hasta qué punto es verdad. Cuando alguien tiene el corazón roto el dolor puede ser inmenso y terminar en conductas suicidas o de acoso. También unos celos excesivos pueden terminar en asesinato. La estadística dice que el 10% de los homicidios en el mundo está causado por celos, mayormente de hombres. En Reino Unido dos personas a la semana son asesinadas por este motivo. Y en otros países, mucho más. ¿Y por qué sufren esta celotipia? Porque están enamorados. Ahí está la paradoja.

- ¿Entonces si no eres celoso no estás enamorado? ¿Han de ir juntos?

- Me parece imposible estar enamorado y no sentir celos porque la naturaleza del amor es que queremos exclusividad. Desde un punto de vista filosófico, es posible imaginar un tipo de amor que no sienta celos y que se alegre de que su pareja disfrute sexualmente fuera de la pareja. Pero los seres humanos no estamos diseñados así. Es producto de millones de años de evolución.

- ¿Qué opinión tiene del poliamor?

- No es nada nuevo. Durante siglos la gente ha tratado de experimentar con otra sexualidad. A finales del XIX, por ejemplo, grupos utópicos como los anarquistas intentaron desafiar los valores convencionales teniendo relaciones abiertas y múltiples. La historia demuestra que estas alternativas en algún momento fallan y la gente regresa a la familia y la pareja. La explicación es bien sencilla: es difícil amar a alguien y aceptar que mantenga sexo con otros.

- ¿Qué le parece que los más jóvenes aseguren enamorarse de la persona y no del género?

- Si eres bisexual, y te sientes atraído por los dos sexos, no tiene nada de especial que puedas mantener relaciones indistintamente con hombres y mujeres. Sin embargo, si eres hetero u homosexual, aunque realmente te guste esa persona y admires sus cualidades, no querrás acostarte con ella y el sexo es lo que define una relación romántica. Lo demás es una amistad. No creo que tengamos ninguna capacidad de elección al respecto.

- ¿Así que no cree que todos somos un poco bisexuales?

- Siempre ha habido gente bisexual o que no ha tenido definida su área de interés. Lo que ha cambiado es el clima social y la actitud. La gente está más abierta a expresar su sexualidad, algo que antes estaba mucho más reprimido. Pero el ser humano es el mismo.

- ¿Se puede estar enamorado de más de una persona?

- Puedo decir que es posible porque hay gente que afirma amar a dos personas, pero siempre me da la sensación de que es un argumento de depredadores sexuales y eogístas. En mi experiencia como terapeuta, he comprobado que al final se trata de pura manipulación. Nada que ver con una enorme capacidad de entrega.

- Dice que nuestro concepto de romance es, en realidad, fruto de un malentendido.

- El origen del amor romántico data de la cutura islámica premedieval. Empezó con un tipo de poesía en la que un hombre ansiaba la unión total con una mujer, que en realidad era una alegoría de Dios. Cuando la Península ibérica fue conquistada por los árabes, este tipo de ideas se instaló en España y Portugal y luego cruzó los Pirineos y fueron incorporadas por los trovadores. En esta transición se olvidó que eran ideas alegóricas y lo que originalmente era poesía religiosa fue interpretada como amorosa.

- ¿Así que se puede decir que nos lo hemos inventado un poco?

- Es un constructo cultural basado en la naturaleza humana. Hemos magnificado una tendencia natural que ya estaba ahí por razones evolutivas, de nuestra especie.

- ¿Y qué opina del amor en los tiempos de Tinder?

- En realidad es una vuelta a la tradición. Antes hablábamos de los matrimonios concertados y de cómo emparejan a los amantes. Tinder puede darte más información sobre la compatibilidad futura. Antes ibas a un bar, bebías algo, te sentías atraído por alguien y empezabas una relación sin saber nada del otro. Así que en este sentido es positivo.

- Da la sensación de que Tinder convierte el amor en algo más narcisista. Todo trata de uno mismo, el otro desaparece.

- Creo que ese egocentrismo del que habla es un problema del mundo digital. Hay una gran obsesión por uno mismo, por la propia imagen. Vivimos en una sociedad muy narcisista e Internet lo ha empeorado. La gente cree tener derecho a todo. Es un problema profundo y grave. Cuanto más amor tengas por ti mismo, menos tendrás por los otros. No es infinito.

- Usted habla de que la primera crisis matrimonial seria aparece a los tres o cuatro años.

- El amor intenso es un truco evolutivo para mantener a las parejas unidas el tiempo suficiente para que el bebé adquiera una mínima madurez. Por eso tiene esa duración.

- ¿Cree que los hombres son mucho más infieles por naturaleza?

- La evidencia así lo demuestra, lo cual no significa que las mujeres no lo sean. Lo interesante de la infidelidad es que en muchas ocasiones no está relacionada con la infelicidad conyugal. Un tercio de las personas infieles dice que su relación es feliz o muy feliz. Tiene más que ver con el lado oscuro de la naturaleza humana. Al final, toda relación debe estar basada en la confianza mutua.

- ¡Pues con esa estadística resulta difícil!

- Cuanta más conozcas a tu pareja, más confianza tendrás. Sin embargo, en última instancia no hay elección. No puedes seguir a tu pareja 24 horas al día ni estar en su cabeza. Nunca puedes saber a ciencia cierta, de manera absoluta, que tu pareja ha sido fiel. Lo único que tienes es su palabra y la clave está en aprender a tolerar esa incertidumbre.

- ¿Cuál es el origen de la terapia de pareja?

- Surge en la Alemania nazi para garantizar familias estables y fuertes que crearan una sociedad poderosa. Los médicos y psicólogos nazis ayudaban a las parejas disfuncionales para que no fueran un factor de debilidad.

- Dicen que es la terapia más difícil para un psicólogo.

- Lo es. Sobre todo porque cuando llega la pareja las cosas ya están fatal, a diferencia de lo que ocurre con los pacientes individuales.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs