Actualidad

Hallan muerta en Ibiza a una superviviente del atentado de Manchester

Jodie Leigh Priest, de 34 años, estaba de vacaciones en la isla con su hijo, que cumple 7 años el martes

Jodie Leigh Priest, de 34 años, superviviente del atentado terrorista con bomba de Manchester, ha sido encontrada muerta en el apartamento de Ibiza donde disfrutaba de unas vacaciones

Publicidad

Jodie Leigh Priest, de 34 años, superviviente del atentado terrorista con bomba de Manchester, ha sido encontrada muerta en el apartamento de Ibiza donde disfrutaba de unas vacaciones, unos días antes del séptimo cumpleaños de su hijo

La mujer de 34 años fue descubierta en su habitación en el complejo San Antonio Party a las 9 de la mañana del pasado viernes

Publicidad

Pal Matthew Hewitt, que había sobrevivido junto a ella al ataque terrorista en mayo del pasado año cuando 22 personas murieron en el concierto de Ariana Grande en Manchester, reveló el suceso con un conmovedor tributo a su amiga Facebook

Publicidad

"Ella dejó a su pequeño niño Jake, que cumplirá siete años el martes. Él era su ángel. Amaba a ese chico y siempre lo hará. Solo quiero saber que Jodie está bien allí porque ahora me rompe el corazón incluso solo de escribir esta publicación. Tengo lágrimas en mi rostro al escribir esto. Nunca pensé que estaría escribiendo algo como esto. RIP Jodie, te quiero mucho y siempre lo haré".

Los primeros Informes policiales apuntan a que la turista británica habría muerto por causas naturales.

Publicidad

Una recepcionista de los apartamentos de vacaciones dijo que no podía ofrecer ninguna información.

Matthew, quien conoció a Jodie en la escuela cuando eran pequeños, reconoció en su publicación de Facebook que ambos sufrían trastorno de estrés postraumático tras el ataque terrorista de Manchester Arena el 22 de mayo del año pasado.

Él escribió: "Ambos fuimos al concierto de Ariana Grande que terminó en tragedia y afortunadamente ambos salimos. Pero el TEPT es algo horrible y eso es lo que Jodie y yo hemos tenido y nos provoca ansiedad y depresión. Nadie sabrá nunca lo que pasamos porque ¡había que estar allí. Pero mi mejor amiga, Jodie Leigh Priest, tristemente falleció"