La contraseña que usas y no deberías

La mitad de los españoles usan como contraseña la fecha de su cumpleaños o el nombre de su mascota

Las contraseñas son la principal medida de seguridad con la que cuentan los usuarios en Internet para protegerse de los ciberataques. La mayoría de ellos no son conscientes de la relevancia que tiene elegir una buena contraseña en el contexto actual en el que las compras online y el tráfico de datos confidenciales aumentan día a día. Así, una mala elección o gestión de las claves puede poner en peligro los datos e incluso el dinero de los usuarios.

Un estudio sobre el uso de Internet y las nueva tecnologías, que ha llevado a cabo la empresa española Nominalia afirma que un 43,8% de los españoles utiliza fechas o incluso, nombres como el propio, el de sus parejas o mascotas para sus contraseñas.

La ciberseguridad es una de las principales preocupaciones de los internautas, sin embargo, los datos reflejan que sólo un 54% de los encuestados menciona su contraseña como información valiosa para protegerse frente los ciberataques, según un estudio realizado por Kaspersky y B2B International. «Aunque los internautas saben que las claves son muy importantes, no las eligen de de manera que resulten eficientes y priman que sean fáciles de recordar. Además, es fundamental renovarlas con cierta frecuencia para que las posibilidades de hackeo se reduzcan lo máximo posible», explica David Costa, Country Manager de Nominalia. De esta forma, un 38,2% de los usuarios no cambia nunca sus contraseñas y sólo un 16, 8% renueva sus claves al menos cada 30 días.

No sólo elegir correctamente las claves y cambiarlas con frecuencia, sino emplear diferentes contraseñas y jerarquizarlas según su finalidad. Aunque respecto a esto hay una progresiva concienciación, ya que el 56,4% de los usuarios tiene cuatro o más claves diferentes para los servicios en la red. Así, el estudio revela que uno de cada diez internautas emplea la misma contraseña para todas sus cuentas en la red, incluso aunque las usen para proteger datos bancarios o pasarelas de pago.

Por último, una práctica habitual y negativa de los internautas es compartir sus claves con personas de confianza, además más del 30% no suele cerrar sesión de sus perfiles de redes sociales, esto causa no sólo el robo de la contraseña de esta red social, sino de todas aquellas que usen la misma clave.

La conclusión del estudio es que seis de cada 10 españoles han sufrido o conoce robos en Internet, un 80% ha sido víctima de un ataque de virus y un 68% reconoce no invertir en seguridad o utilizar antivirus gratuitos.