MENÚ
jueves 18 julio 2019
03:55
Actualizado

Así es la nueva Ley educativa que deroga la Lomce

La ministra de Educación, Isabel Celaá, asegura que «supone una modernización y no un cambio del sistema educativo»

  • La ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño; la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá; y el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, durante la rueda prensa tras la reunión del Consejo de Ministros
    La ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño; la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá; y el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, durante la rueda prensa tras la reunión del Consejo de Ministros / Efe

Tiempo de lectura 4 min.

14 de diciembre de 2018. 16:41h

Comentada
Pilar Rodríguez Veiga y Olivia Alonso.  14/12/2018

El anteproyecto de ley orgánica por el que el Ministerio de Educación quiere derogar la Lomce y poner en marcha una nueva ley educativa ha recibido hoy el primer visto bueno del Gobierno.

La reforma que lidera la ministra Isabel Celaá ahora deberá recibir los dictámenes pertinentes como el del Consejo Escolar del Estado y se prevé que se lleve al Parlamento en el mes de enero.

Estas son las principales claves del texto que modifica los aspectos "más controvertidos" -según el Ejecutivo- que la Lomce del PP de 2013 incorporó a la LOE socialista de 2006:

- Religión. Se elimina la obligación de cursar una materia alternativa a la Religión y su calificación no se tendrá en cuenta en el cálculo de la nota media para los procesos de acceso a la universidad o de obtención de becas.

- Educación en Valores Cívicos y Éticos. Se estudiará en cursos de Primaria y Secundaria, con especial atención al conocimiento y respeto de los Derechos Humanos y de la Infancia y a la igualdad entre hombres y mujeres.

- Enseñanzas. Los contenidos básicos del currículo serán diseñados por el Gobierno y se tendrán que cumplir en un 55 % de los horarios escolares en las comunidades que tengan lengua cooficial y en un 65 % en aquellas que no la tengan.

- Asignaturas. Desaparece la división que hacía la Lomce de las asignaturas en troncales, específicas y de libre configuración en Primaria y Secundaria.

- Lengua castellana y lenguas cooficiales. Las Administraciones educativas fijarán la proporción del uso de la lengua castellana y la lengua cooficial como lengua vehicular, así como las materias que deban ser impartidas en cada una de ellas, pudiendo hacerlo de forma heterogénea en su territorio.

- Centros concertados. Se elimina la "demanda social" para su oferta. Se establece que la programación debe asegurar la existencia de plazas públicas suficientes. Corresponde a las comunidades el desarrollo del régimen de conciertos a partir de la regulación general establecida por el Gobierno.

- Bachillerato más flexible. Seguirá siendo de dos años, pero los estudiantes que hayan finalizado el primer curso con más de dos asignaturas suspensas no tendrán que repetir el curso, solo las materias pendientes. Si cumplen los requisitos que se establezcan, podrán matricularse de alguna asignatura del segundo curso, pero no del segundo curso completo.

- Títulos. Se prevé la posibilidad de obtener el título de Bachillerato por compensación, es decir, en el caso de superar todas las materias salvo una.

- Prueba de Acceso a la Universidad. Se recupera la anterior a la Lomce. Para acceder a los estudios universitarios será necesaria la superación de una única prueba que, junto con las calificaciones de Bachillerato, valorará la madurez académica, conocimientos adquiridos y capacidad para seguir con éxito los estudios universitarios.

- Repetición de curso. Si en algún caso se considera que un alumno debe permanecer un año más en el mismo curso, se organizará un plan específico de refuerzo. Tendrá carácter excepcional.

- Filosofía. Se incorpora como obligatoria la materia de Historia de la Filosofía, que actualmente se imparte como optativa, en 2º de Bachillerato. En primero sigue la asignatura de Filosofía.

- Reválidas. Se eliminan y habrá evaluaciones de diagnóstico a final de etapa de las competencias básicas alcanzadas por el alumnado. Tendrán carácter informativo, formativo y orientador. Serán muestrales y plurianules.

- Elimina los itinerarios de la ESO, estableciendo los Programas de Mejora de las Oportunidades a partir del tercer curso de esa etapa de Secundaria y con ellos se podrá obtener el título único de la ESO que permite acceder tanto al Bachillerato como a la FP.

- La FP Básica permitirá obtener tanto el título de graduado en ESO como la cualificación de nivel 1 del Catálogo Nacional de las Cualificaciones Profesionales.

- Admisión alumnos. Cuando no existan plazas suficientes se tendrán en cuenta, entre otras, las familias monoparentales o la condición de víctima de violencia machista o terrorismo.

- Comunidad educativa. Tendrán mayor responsabilidad los Consejos Escolares en la elección del director y en la gestión y evaluación de los centros. Además, en el Consejo Escolar de los centros concertados habrá un concejal o representante del ayuntamiento en cuyo término municipal se halle radicado el centro.

Efe

Últimas noticias